Científica mexicana desarrolla novedosa cura para el VPH

Las pruebas determinaron su efectividad.

Tras 20 años de investigación, la científica mexicana Eva Ramón Gallegos desarrolló una terapia fotodinámica para tratar virus de papiloma humano (VPH) con resultados 100% efectivos. El estudio se realizó en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional de México.

La terapia fotodinámica consiste en aplicar en el cuello uterino el fármaco ácido delta aminolevulínico, que luego de cuatro horas se convierte en protoporfirina IX. Es decir, una sustancia química fluorescente que se acumula en las células enfermas. Así los doctores pueden eliminarlas con un láser especial.

El VPH es la infección de transmisión sexual más común en el mundo, que afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de su vida. Un estudio Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reveló que ahora se manifiesta, en mujeres, a edades más tempranas.

Sin efectos secundarios

Según Ramón Gallegos esta terapia es segura y libre de efectos secundarios. “A diferencia de otros tratamientos únicamente elimina las células dañadas y no incide sobre las estructuras sanas. Por ello, tiene gran potencial para disminuir el índice de mortandad por cáncer cervicouterino”, explicó al portal del IPN.

Subrayó que “la flora bacteriana que contribuye a la salud del aparato genital se mantuvo prácticamente intacta”.

El experimento se realizó en dos partes: a 420 pacientes de Oaxaca y Veracruz, infectados con VPH, con lesiones de cáncer de cérvix o afectados por las dos enfermedades; y a 29 mujeres de Ciudad de México, con el doble del tratamiento.

“En la primera parte los resultados fueron alentadores. En la aplicación de la técnica en las capitalinas también tuvo un efecto muy esperanzador, lo que abre la posibilidad de hacer más eficaz el tratamiento, al usar el esquema que se adapte a la situación de las pacientes”, detalló la investigadora.

Cinco prácticas sexuales que pueden causar enfermedades

Todas deseamos disfrutar de una sexualidad sana, pero no siempre nuestra conducta es coherente.

Te recomendamos en video