En estas Fiestas Patrias: ¿cómo saber si la carne está en mal estado?

Cada vez queda menos para las celebraciones más esperadas del año. Con la carne como preparación preferida, te explicamos cómo saber si está apta para su consumo

Es común que durante las Fiestas Patrias aumente la oferta y demanda de la carne, y es que los chilenos quieren literalmente tirarlo todo a la parrilla. Sin embargo, es importante no tentarse por los precios bajos, ya que muchas veces esta venta no cumple con los requisitos establecidos por la Seremi de Salud y puede venir en proceso de descomposición.

El año pasado, fiscalizadores de la autoridad sanitaria decomisaron un total de 2.872 kilos de carne y cecinas. Durante los días de fiestas, evaluaron las condiciones sanitarias y de infraestructura de distintos recintos como carnicerías, supermercados, kioscos, fondas, fábricas, entre otros, y encontraron productos en mal estado y mala manipulación de la materia prima.

¿Cómo saber si viene en mal estado?

El Jefe del local Camilo Henríquez de Doña Carne, Marcelo Muñoz, explica que la carne descompuesta se reconoce fácilmente por su olor fuerte y desagradable. "Es un olor casi insoportable que se siente a lo lejos", describe.

Otra característica de la carne en mal estado es la textura. Según explica Muñoz, "la carne se siente más babosa y/o pegajosa". En relación al color, esta debe ser roja en caso de la carne de vacuno, y rosada si es cerdo. "Cuando esta tiene un color más café o verdoso, es porque se encuentra en proceso de descomposición y claramente afectará a la salud del consumidor", advierte.

Para evitar la compra de productos en mal estado durante las Fiestas Patrias, Marcelo Muñoz recomienda adquirirlos principalmente en lugares establecidos por la Seremi de Salud. "De lo contrario, se corre el riesgo de llevar un producto en mal estado y dañino para la salud", señala.

¡Atentos gozadores! Especialistas explican cómo disfrutar las Fiestas Patrias sin engordar

Dos nutricionistas y un experto en carnes entregan cuatro consejos para salir victoriosos de estas celebraciones. Porcionar las comidas y eliminar la cantidad de azúcar de los bebestibles son algunas de las opciones