Así es como puedes quemar grasa caminando

Quemar grasa nunca había sido tan fácil

Si eres de las personas que no soporta la idea de "tener que ir al gimnasio" o "hacer ejercicio rudo" para bajar de peso y perder grasa, te encantará saber que existen formas más fáciles de lograrlo. Y no, no tiene que ver con dietas "mágicas" o pastillas "milagrosas".

Caminar puede ser simple, pero en realidad es una de las formas más efectivas de ejercicio para quemar grasa "sin esfuerzo". Pero cuando decimos que no necesitas hacer esfuerzo, nos referimos a que no tienes que pagar un costoso gimnasio ni pasar horas montada en una escaladora para lograrlo. Una simple caminata puede ayudarte a perder grasa, siempre que mantengas un ritmo cardíaco alto.

Esto desencadena un proceso llamado beta oxidación en la que tu metabolismo trabaja para la descomposición y la quema de ácidos grasos como combustible. Si caminas más rápido, estás haciendo una forma de cardio de muy baja intensidad, y si lo haces de forma regular, fortalecerás y acondicionarás tu corazón.

Los expertos en salud afirman que caminar trae diversos beneficios como reducir los problemas cardiovasculares, mejorar el tránsito intestinal, activar el metabolismo y retener menos líquidos lo que en conjunto ayuda a mantenerte en buena forma.

Si bien la velocidad y la intensidad necesarias para entrar en la zona de quema de grasa varían de una persona a otra, es recomendable caminar rápido, sin detenerse y si es cuesta arriba, mejor ya que la frecuencia cardíaca será alta, lo que minimizará el potencial de dolor y lesiones. Claro, tener un calzado ligero y flexible siempre será lo mejor para estar cómoda y evitar molestias.

Intenta caminar al 70 por ciento de tu frecuencia cardíaca máxima durante 35 a 40 minutos, cuatro veces a la semana, aunque si estás buscando perder una cantidad significativa de peso, hazlo hasta cinco días y claro, no olvides llevar una dieta saludable y sobretodo, asesorarte por un experto en todo momento.

Te recomendamos e video