Endometriosis: qué dieta llevar cuando estás luchando contra esta enfermedad

La alimentación puede ayudar a disminuir las molestias.

La endometriosis ocurre cuando el endometrio se implanta fuera del útero, es una enfermedad dolorosa, debido a que el crecimiento anormal del endometrio puede afectar otros órganos como ovarios, trompas, vejiga, intestinos, pulmones e incluso el cerebro produciendo un cuadro inflamatorio y muchas molestias en la región pélvica u abdominal.

Especialistas en ginecología aseguran que la alimentación puede influir en su desarrollo y también en su control.

Te presentamos la mejor forma de llevar una dieta si sufres de endometriosis:

Dieta y endometriosis

Más allá de recurrir a recursos no farmacológicos para disminuir las molestias y síntomas propias de la enfermedad, puedes acudir a una alimentación que respete las siguientes premisas:

Elevada ingesta de antioxidantes

Una adecuada ingesta de vitamina A, vitamina C, y vitamina E podría ser de gran utilidad para reducir el efecto negativo de los radicales libres del oxígeno en el cuerpo y así, controlar la enfermedad y sus consecuencias.

Es aconsejable incluir a diario una elevada proporción de verduras y frutas frescas varias, abundantes hojas verdes, semillas y frutos secos, así como aceites vegetales que pueden ser fuente de vitamina E para el organismo o pescados grasos o azules que también aportan vitamina A.

Alimentos con efecto antiinflamatorio

Muchos alimentos por sus nutrientes u otras sustancias pueden tener una acción antiinflamatoria en el organismo, como el aceite de oliva extra virgen, el jengibre, la cúrcuma o el pescado graso que posee omega 3.

Qué alimentos evitar

Reducir las grasas trans

Las grasas trans se asocian con la enfermedad, su consumo podría agravar el cuadro inflamatorio del cuerpo, así como acentuar el estrés oxidativo, siendo por ello clave para el control de la endometriosis reducir su consumo.

Para hacerle frente a esta situación se debe reducir el consumo de procesados que resultan la principal fuente de este tipo de grasas en el organismo y evitar, sobre todo, snacks comerciales, galletas y bollería industrial.

Endometriosis y gluten

Una investigación publicada en 2012, observó una disminución notable del dolor pélvico en mujeres con endometriosis que llevaban una dieta sin gluten, al cabo de 12 meses. El dolor en dicho trabajo fue medido de forma subjetiva por cada mujer y no fue un estudio doble ciego, por lo que también la mejoría podría deberse en gran parte a un efecto placebo.

 

Te recomendamos en video: