¿Puedes heredar las celulitis y estrías de tu madre?, especialistas despejan las dudas

Estas son las razones.

Existen muchos rasgos y cualidades que heredamos de nuestras madres, y se ha comprobado científicamente que las celulitis también son hereditarias.

Así como lo lees. La médico cirujana y directora médica de CS. Dra. Sciales, Cristina Sciales explica que "la piel depende mucho de la base genética y el gran porcentaje estadístico lo da la madre".

Según los especialistas, estos son algunos rasgos físicos que se heredan de la madre:

Acumulación de grasas en el abdomen, celulitis, várices, estrías, cuerpo delgado o tendiente a engordar, musculatura firme y marcada, espalda ancha, busto grande, la contextura tipo triángulo (torso chico, cadera ancha) o contextura triángulo invertido (torso amplio y cadera chica).

Es decir que si tu mamá o abuela tienen celulitis, tienes un 50% de probabilidades de heredarla. Sin embargo, esto puede mejorar dependiendo de tus hábitos alimenticios y los cuidados que le des a la piel.

La cirujana plástica, especialista en estética, miembro de la SACPER y directora de Seleme Medical Beauty, Griselda Seleme, explica que "hay cuestiones que son hereditarias y que no tienen que ver con el entorno y, aunque nos cuidemos, van a estar presentes más allá de los tratamientos que hagamos. La celulitis es una de ellas y no solo la heredamos de nuestra madre, abuela o bisabuela, el ADN que la porta viene del paleolítico, literalmente de la época de las cavernas".

Y destaca que “las celulitis tenía un rol fundamental en esa época: de presentarse un período de hambruna, servía como fuente de energía que le daba a la mujer la posibilidad de seguir amamantando a sus crías y asegurarse la propagación de la especie”.

Además, explican que la “acción mitocondrial” determina la energía que hace funcionar el organismo y la apariencia estética.

“La mitocondria es clave en la producción de sangre y de hormonas como la testosterona y el estrógeno. Cuando las mitocondrias no funcionan bien, el organismo se cansa y pueden aparecer disturbios oxidativos. Las disfunciones mitocondriales son responsables de lo que se llama estrés oxidativo. Dicho estrés acaba en la destrucción de moléculas por los radicales libres, provocando envejecimiento prematuro”, revelan.

 

Te recomendamos en video