Las señales de que puedes padecer depresión “silenciosa”

Un 62% de los afectados con depresión en todo el mundo son mujeres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en la actualidad millones de personas sufren de “depresión” en el mundo y un 62% de los afectados son mujeres. Frente a este escenario, uno de los principales retos para los médicos es determinar que sus pacientes verdaderamente estén padeciendo de esta enfermedad silenciosa y peligrosa.

La misma OMS reveló, en un estudio sobre trastornos mentales, que casi la mitad de los pacientes con depresión continuaba con la enfermedad un año más tarde. Como mínimo, el 50% de las personas tendrán por lo menos un episodio más después del primero.

La doctora Silvana Setti, médica psiquiatra, califica la depresión como una enfermedad silenciosa y parecida a una “máscara” con síntomas físicos y psicológicos.

“Las manifestaciones más habituales de esta afección, como la tristeza o la melancolía, se ocultan por otros síntomas físicos. Entre ellos, podemos encontrar: cefaleas, dolores musculares y articulares (principalmente en la espalda), parestesias, vértigos, trastornos cardiacos (dolor u opresión en el pecho, taquicardia, aumento de la presión arterial) y problemas digestivos (constricción en la garganta, gastritis, digestión lenta, distención y dolor abdominal, constipación), etc. Muchos pacientes ni siquiera verbalizan que se sienten especialmente tristes o apáticos”, asegura Setti.

Luego agrega: “Hasta un 10% de los pacientes que acuden a atención primaria tienen síntomas de depresión y se estima que pasan desapercibidos hasta un 50% de los casos. Los pacientes deambulan de un médico a otro, a la espera de que alguno dé con el origen de su malestar. Ello hace que el diagnóstico se retrase, así como el inicio del tratamiento adecuado, con peligro de que el trastorno se vuelva más crónico”.

Para Setti también detalla que “la depresión enmascarada es una forma de afección silenciosa, pero que puede ser devastadora para la salud emocional y física de la persona. Los pacientes que sufren este trastorno, a menudo, no conectan bien con sus sentimientos y emociones. Esconder, callar, disimular emociones o sentimientos, acaba siempre traduciéndose en un malestar físico, y con el tiempo, es muy probable que ese problema original acabe volviéndose en una depresión”.

Te presentamos las señales de que puedes padecer depresión “silenciosa”:

– Pérdida de peso significativa sin hacer dieta o un aumento de peso significativo.

– Sentimientos de minusvalía o culpabilidad excesiva.

– Insomnio o sueño excesivo.

– Disminución en la concentración.

– Fatiga o pérdida de energía.

– Interés disminuido en situaciones cotidianas.

– Sentimiento de tristeza o vacío interno.

– Lentitud mental y física.

– Pensamientos recurrentes de muerte (no solo temor de morir) o ideas suicidas recurrentes.

Te recomendamos en video: