Aprende a aumentar la libido con 7 pasos

El deseo cambia, evoluciona y se modifica a lo largo de la vida. Es decir, es absolutamente normal tener rachas de más deseo y rachas con menos apetito sexual.

Uno de los aspectos de la sexualidad que se suele enfriar con el tiempo es el deseo sexual, sobre todo en las mujeres. Luego de la etapa del enamoramiento y especialmente si estamos en una relación larga y duradera, puede llegar ese momento en el que el anhelo por la otra persona se minimiza, disminuye considerablemente el interés por mantener relaciones sexuales, así como las fantasías y pensamientos eróticos.

Y es que el deseo cambia, evoluciona y se modifica a lo largo de la vida. Es decir, es absolutamente normal tener rachas de más deseo y rachas con menos apetito sexual.

Existen tres tipos de deseo sexual: El impulsivo que es el que se relaciona con el enamoramiento; el activo que implica acción para provocar una reacción y, por último, el reactivo que no es más que el deseo de nuestra pareja activa y hace que nos mostremos receptivas a tener relaciones sexuales aunque no tengamos ganas.

Acá te presentamos algunos consejos de emergencia para aumentar la libido:

– Para empezar, la clave está en no agobiarse y asumir que el deseo fluctúa a lo largo de la vida. También hay que reconocer que existe un problema y que es necesario implicarse para solucionarlo.

– Tienes que trabajar la comunicación sexual con sinceridad. La mujer debe ser capaz de decirle a su pareja lo que le gusta y lo que no y la situación por la que está pasando.

– Debes que abandonar el modelo rígido de la sexualidad basado principalmente en la penetración vaginal. Desde hace décadas se sabe que la penetración vaginal a nivel fisiológico no es la práctica erótica potencialmente más placentera para las mujeres. Hay que incluir otros juegos u otros códigos que ayudarán a salir de la monotonía.

– Leer literatura erótica, ver películas de esta temática, añadir masturbaciones mutuas, trabajar las fantasías sexuales, compartirlas y abrir la mente facilitan que el deseo se reavive y añade un poco de picante a la relación.

– Hay que dedicar tiempo al sexo. Debes preservar algo de tiempo para el autocuidado y el erotismo, esto pueden ayudar a construir una tendencia diferente en lo que al deseo sexual se refiere.

– Es recomendable practicar el sexo de pasillo, es decir, favorecer las situaciones eróticas durante todo el día y en cualquier momento. Los mensajes picantes, los besos y otros detalles diarios también contribuyen.

– Realizar dieta digital regularmente: desconectar la tele, la tableta y el teléfono e invertir ese tiempo en la pareja.

¿Por qué desciende el deseo sexual?

– El tipo de educación moral y religiosa que ha recibido la mujer.

– La toma de alguna medicación: algunos psicofármacos, pueden tener como efecto secundario la reducción del deseo.

– Cambios en la respuesta sexual como consecuencia de la edad y la llegada a etapas como el embarazo, el posparto o la menopausia.

– Una inadecuada educación sexual.

– Experiencias sexuales traumáticas.

– Problemas de intimidad con la pareja o de comunicación sexual que impiden explicar bien a la mujer qué es lo que quiere y le gusta.

– La rutina el estrés, la ansiedad y el bajo estado de ánimo.

La ciencia lo confirma, practicar sexo con frecuencia te hace más inteligente

La investigación determinó que tener relaciones sexuales frecuentemente produce el crecimiento de las neuronas en más de un 20%

Te recomendamos en video: