Las recomendaciones que debes seguir para que tener sexo en el agua no sea un riesgo para tu salud

Una mala práctica puede causarte enfermedades

Muchos sueñan con tener sexo en lugares diferentes que ayuden a salir de la rutina y que la adrenalina está al máximo. Las parejas deben  usar su ingenio para encender la llama de vez en cuando, una de estas formas  es el sexo en el agua; sin embargo, ¿todo es tan perfecto y romántico como lo pintan las películas?

Existen ciertos datos que hay que tomar en cuenta cuando decidimos aventurarnos al sexo en una playa, piscina o jacuzzi, pues, si ya las relaciones íntimas comunes deben tener un proceso de higiene particular, el entorno acuático implica otros aspectos que se deben tomar en cuenta.

La verdad sobre tener sexo en el agua

Remedios naturales para evitar la caída de cabello

Nutre tu cabello para tenerlo sano y fuerte

Lo primero que debes entender cuando te animas a tener sexo en el agua es que  no todo es tan cómodo como parece. De hecho, un gran problema de esta práctica es que el agua remueve la lubricación de la mujer, de modo que el sexo puede tornarse doloroso.

De igual modo, si el lugar es una playa, buscar una posición adecuada es importantísimo, ya que si elegimos mal, la arena puede hacer estragos con nuestra piel y llegar a sitios que no deseamos.

Se debe tener mucho cuidado en evaluar la limpieza del lugar. Si el agua está turbia lo mejor será abortar la misión, ya que las infecciones se podrán instalar fácilmente en la vagina.

Si tú y tu pareja hallaron un buen lugar higiénico, procura asearte con jabón neutro antes y después del acto.

Si es una piscina, el cloro debe estar en el punto perfecto, poco cloro facilita las infecciones y mucho cloro irrita la mucosa, lo cual permite que las bacterias se instalen.

Luego de salir de la piscina no te quedes con el traje de baño. Cámbiate, porque de lo contrario podrías propiciar la proliferación de hongos en tu zona íntima.

Te mostramos en video: