No mendigues amistades ni ruegues por amor

Deja de creer que no mereces amor verdadero

Estamos acostumbrados a conformarnos con menos de lo que merecemos. Todo el mundo está demasiado ocupado, demasiado cansado o demasiado distraído como para dedicar tiempo. Excusamos a quienes no nos responde como nosotros a ellos y nos hacemos creer que no somos lo suficientemente interesantes como para que quieran estar con nosotros. Es momento de acabar con eso.

Nunca hagas más de lo que quieres o sientes para destacar entre quienes no quieren ver lo que realmente vales. Acéptalo, es agotador. Está bien no destacar siempre, porque no estás hecha para todos los lugares o personas y viceversa. No tienes que demostrar lo valiosa que eres todo el tiempo; guárdalo para ti y para quienes te aman de verdad.

Eres amada por lo que eres y por cómo eres de forma natural, no por fingir ser alguien que no deseas ser. Así que deja de rogarle a esas personas que no pueden ver tu hermoso brillo que te volteen a ver.

Te entiendo, a veces amamos a alguien que no nos corresponde y lo sabemos, pero insistimos hasta que duele. Nunca intentes perseguir a alguien para que te ame. No hay nada más infame que el amor no correspondido.

Con las amistades pasa lo mismo, tenemos una necesidad natural por pertenecer. Constantemente buscamos dónde pertenecer que olvidamos lo que queremos. Somos capaces de hacer todo para que otros nos quieran y nos consideren parte de sus vidas. Realmente no tiene sentido adorar algo sabiendo que no tienes la menor oportunidad de tenerlo. Deja de perseguirlos y comienza a valorarte a ti misma sin esperar aprobación o valoración de nadie. Siéntete orgullosa de la piel que llevas puesta y mantén siempre la frente en alto, porque siempre habrá quien te mire con auténtico amor.

Nunca le pidas a alguien que te quiera. No pierdas tiempo esperando a que te digan que te ves bien o que vales la pena. Deja que vean lo hermosa que es como persona, por fuera y por dentro. No les envíes mensajes para recordarles que existes si ellos no están dispuestos a responder.

Cuando un abrazo es capaz de sanar las heridas del corazón

A veces lo único que necesita el corazón es un abrazo

Nunca intentes impresionar a alguien con nuevos looks o hablando de los lujos que te rodean.  Sé natural y el amor te encontrará naturalmente.

No llores por alguien que te dijo que no eres digna de su amor ni tampoco te encapriches con alguien que considerabas importante y que te dio donde más te dolía. No desperdicies tu tiempo hablando de las cosas que te apasionan o te duelen con alguien que no es capaz de tomarte en serio. No ruegues amor a quien no puede ni mirarte a los ojos.

Te mereces un amor sincero que te haga sentir segura y especial, no uno al que tengas que convencer y perseguir todo el tiempo. No te conformes ni desgastes tu brillo. No es que tengas que estar con alguien que te dedique las 24 horas del día o que no tenga vida propia por seguirte, pero sabes que no deberías aceptar a alguien que no te haga sentir parte de su corazón.

Sí, es difícil creer de verdad que eres una persona hermosa. Pero todos cometeremos errores y nunca seremos la definición perfecta de la sociedad. Pero ¿por qué gastar la vida esperando la validación de otros? Cuando menos lo esperes, llegarán a tu vida las personas que merecen estar en ella. Atráelas con pensamientos positivos pero sobre todo, mostrándote tal y como eres.

Te recomendamos en video