El poder (y maldición) de ser una mujer brutalmente honesta

Una mujer brutalmente honesta suele ser malinterpretada

Una mujer brutalmente honesta es inusual en este mundo que se vale de falsas apariencias. La gente no quiere escuchar verdades brutales sobre ellas, lo toman como una agresión o un rasgo de la personalidad que denota negatividad y amargura.  Al mismo tiempo,  nadie es lo suficientemente honesto como para dar un consejo realmente útil o iluminador.

 

Desde pequeños, nos han hecho creer que la honestidad es la mejor política y que mentir es inaceptable. Ser "brutalmente honesta" implica hablar abiertamente, independientemente de lo que otra persona pueda sentir. Y mientras que algunas personas se abstienen de decir las cosas con tanta franqueza, por miedo a herir al otro, para otras, es muy fácil hablar sin filtros porque "es lo mejor".

Ser brutalmente honesta es un super poder pero también, una especie de maldición que te  hace sentir incomprendida y señalada por otros.  Es difícil porque una sabe que no es perfecta y que la verdad a veces duele pero que eso no es impedimento para hablar con franqueza.

No siempre es fácil, pero es una elección. Podrías mentirle a tu jefe y decir que estabas trabajando desde casa por la mañana, pero tu brutal honestidad terminas revelando que en realidad te quedaste dormida.

Si eres una mujer brutalmente honesta te sentirás identificada con esto pero también sabrás lo importante que era decirle a tu mejor amiga que el tipo con el que salió por 6 meses era un patán y que no la merecía.

 

La ventaja de que alguien sea brutalmente honesto contigo es que pueden ver cosas que tú no puedes. Todos somos reflejos el uno del otro. Es por eso que crecemos con nuevas personas que conocemos. Nos estiran y nos atraen, y reflejan nuevas partes de nosotros mismos que no habríamos sabido de otra manera. Ser brutalmente honesto con alguien, y tener a alguien más ser brutalmente honesto contigo, es lo que te anima a mejorar y crecer.

Claro, hay un momento y lugar para la mayoría de esas verdades. Puedes ser honesta de tal manera que comuniques efectivamente el punto y al mismo tiempo ayudes a que la otra persona se sienta bien consigo misma. L honestidad debe fortalecer en lugar de disminuir.

Te recomendamos en video