Seis razones por las que ser la amante no debería ser tu opción

La mujer que decide ser la amante al final de cuentas terminará lastimada.

Ser la amante de un hombre trae más problemas que beneficios y lo más seguro es que todo terminará a mal. Lo que si debe quedarte claro es que nunca debes conformarte en ser la tercera persona dentro de una relación.

La infidelidad duele y no solo a las personas que tienen el compromiso, también a la tercera en discordia, la que esta de más.

Te presentamos las seis principales razones por las que ser la amante no debería ser tu opción nunca en la vida:

– La mujer que decide ser la amante terminará lastimada. Tu autoestima quedará por el suelo porque a final de cuentas ese hombre irá a los brazos de su esposa.

– Recibes lo que a él le sobra. Él lo tiene casi todo con su familia y entorno, mientras que de ti obtiene lo que le hace falta a su vida; en tanto tú sólo recibes lo poco que le sobra y quiere darte.

– Una de las razones por las que no debes aceptar ser la otra, es porque ni siquiera tienes derecho a sentir celos de que tu pareja esté con su esposa. Tarde o temprano él podría abandonarte o cambiarte por otra.

– Siempre vivirás bajo la sombra. La amante no tiene la oportunidad de gritar su amor a los cuatro vientos, se tiene que acomodar a horarios y sitios no concurridos.

– Tu futuro siempre será incierto. Cuando aceptas el papel de ser la amante, la situación se vuelve aún más complicada y sin un futuro seguro o estable.

– Tarde o temprano la situación se descubrirá y todos te señalarán y juzgarán. Lo más probable es que no tengas fuerzas para enfrentar las acusaciones de la sociedad y muchos te mirarán con desprecio o lástima.

5 preguntas que debes hacer a tu pareja para descubrir si está listo para una relación seria

Antes de dar el paso a tener una relación seria con alguien, debes saber si tu pareja está lista para comprometerse contigo y que tan compatibles son.

Te recomendamos en video: