Una dieta balanceada y ejercicio ayudarían a controlar el peso durante la menopausia

Reducir el consumo de grasas y aumentar la ingesta de fibra y agua ayuda a disminuir el sobrepeso en esta etapa

La llegada de la menopausia en la mujer desencadena una serie de cambios físicos. Uno de ellos es la disminución de la tasa metabólica, que puede provocar aumento de peso.

La Doctora Edna Nava González, nutrióloga y Subdirectora General de la Facultad de Salud y Nutrición de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México, se encuentra en Chile en el marco del Congreso “80 años de profesión” del Colegio de Nutricionistas. La profesional de la salud explica que “durante la menopausia el riesgo de desarrollar obesidad aumenta. Los cambios hormonales que se producen en el período menopáusico pueden contribuir a una mayor acumulación de tejido adiposo, particularmente dentro de la cavidad abdominal”.

Según la especialista, “la rápida disminución de los niveles de estrógeno, que generalmente se da en las mujeres menopáusicas, contribuiría significativamente a un aumento del apetito”.

Por lo mismo, la nutrióloga entrega una serie de recomendaciones, como mantener una dieta balanceada y desarrollar un plan de ejercicios. El propósito es hacer frente a los cambios internos que experimenta la mujer en esta etapa:

  • Disminuir el consumo de grasas saturadas.
  • Evitar el consumo de azúcares refinados.
  • Aumentar la ingesta de fibra y agua.
  • Consumir una adecuada cantidad de calcio y vitamina D.
  • Hacer ejercicio aérobico por lo menos 30 minutos, tres veces a la semana.
  • Evitar el alcohol y las bebidas que contengan cafeína.
  • No fumar.

Asimismo, Nava González indica que es muy importante mantener una dieta rica en omega 3. Es decir, ácidos grasos esenciales poliinsaturados, como EPA y DHA. Estas propiedades se pueden encontrar en alimentos como nueces, atún, salmón, sardinas, carnes blancas, frutas, verduras, calcio, agua y cereales ricos en fibra. También se pueden hallar la dieta mediterránea.

Además, se debe evitar a toda costa el cigarrillo, las bebidas calientes y el alcohol, puesto que son “conocidos disparadores de los síntomas vasomotores”, señaló la experta.

Con estas recomendaciones, no sólo se estará enfrentando el riesgo de obesidad, sino que también otras enfermedades asociadas. “La ventaja de una dieta reducida en calorías no se manifiesta en el mantenimiento de un peso adecuado, sino que, además, previene contra la enfermedad coronaria y la diabetes. La causa de la tendencia a engordar de la mujer climatérica es triple”, explica Nava González.

 

Te recomendamos: