Cuáles son los síntomas de la hipertensión y cómo prevenir la enfermedad

El consumo de alcohol y tabaco aumenta el riesgo de padecer esta patología

La hipertensión es una condición que produce un aumento de los niveles de presión arterial que puede ocurrir de manera continua o por períodos. El jefe de cardiología de Clínica INDISA, Dr. Nilo Carvajal K., sostiene que esta patología puede provocar enfermedades mucho más complejas, como cardiopatías coronarias y aterosclerótica. Ambas pueden producir daños en los vasos sanguíneos y en los principales órganos de nuestro cuerpo, como el corazón, cerebro o riñón.

El especialista asegura que la hipertensión normalmente se presenta de manera asintomática, por lo que no es inusual que los pacientes tengan algún daño mayor al momento de controlarse. La única forma de saber si tiene esta patología es a través de exámenes médicos preventivos, como el holter de presión arterial, pruebas de sangre, entre otros.

 

8 factores que nos pueden alertar sobre la hipertensión

  •         Consumir mucha sal en todas las comidas.
  •         Tener el colesterol alto.
  •         Ser diabético.
  •         Abusar del tabaco y del alcohol.
  •         Consumir muchas grasas saturadas en nuestra alimentación.
  •         Tener antecedentes familiares de presión arterial alta.
  •         Vivir con altos niveles de estrés.
  •         Obesidad y el sedentarismo.

Si efectivamente se sufre de este cuadro, existen variados tratamientos que dependen de la gravedad y condición del paciente. La terapia puede ir desde fármacos hasta deporte diario.

5 consejos para tener una mejor calidad de vida si sufres hipertensión

  • Deja de fumar totalmente.
  • Disminuir el consumo de alcohol, ojalá de manera definitiva.
  • Baja el consumo de sal. Si quieres condimentar las comidas, puedes utilizar alternativas como biosal o sazonadores naturales.
  • Haz deporte dinámico moderado, por lo menos 3 veces por semana, entre 30 a 45 minutos. Se recomienda caminar, bicicleta en plano o natación recreativa.

Los tratamientos farmacológicos también son una opción. Para esto, debes consultar a un médico especialista, quien verá caso a caso el medicamento adecuado y la dosis recomendada.

 

Te recomendamos: