Todo lo que debes saber sobre la dieta paleo: el nuevo régimen de moda entre las celebridades

Es una dieta como ninguna otra que habías probado

Una dieta paleo es un plan dietético basado en alimentos similares a lo que se pudo haber consumido durante la era del Paleolítico, que data de aproximadamente 2,5 millones a 10,000 años atrás.

Una dieta paleo típicamente incluye carnes magras, pescado, frutas, verduras, nueces y semillas, alimentos que en el pasado se podían obtener cazando y recolectando. Esta dieta limita los alimentos que se hicieron comunes cuando la agricultura surgió hace unos 10.000 años. Estos alimentos incluyen productos lácteos, legumbres y granos.

Otros nombres para una dieta paleo incluyen la dieta paleolítica, la dieta de la Edad de Piedra, la dieta del cazador-recolector y la dieta de los hombres de las cavernas.

Propósito de la dieta paleo

El objetivo es volver a una forma de comer que se parezca más a lo que comían los humanos primitivos. El razonamiento de la dieta es que el cuerpo humano es genéticamente incompatible con la dieta moderna que surgió con las prácticas agrícolas, una idea conocida como la hipótesis de la discordancia.

Se cree que este desajuste es un factor que contribuye a la prevalencia de la obesidad, la diabetes y las enfermedades del corazón en la actualidad.

Descubre si es más sano comer frutas enteras o tomar jugos naturales

Si eliges la mejor opción tendrás una vida más sana

 

¿Por qué debes seguir una dieta paleo?

Puedes elegir seguirla porque:

• Quieres perder peso o mantener un peso saludable
• Quieres ayuda para planificar las comidas

Detalles de una dieta paleo

Las recomendaciones varían entre las dietas paleo comerciales, y algunos planes de dieta tienen pautas más estrictas que otras. En general, las dietas paleo siguen estas pautas:

Qué comer:

• Frutas
•Vegetales
•Nueces y semillas
• Carnes magras, especialmente animales alimentados con pasto o caza silvestre.
• Pescado, especialmente aquellos ricos en ácidos grasos omega-3, como el salmón, la caballa y el atún blanco.
• Aceites de frutas y nueces, como el aceite de oliva o el aceite de nuez.

Que evitar:

• Granos, como el trigo, la avena y la cebada.
• Legumbres, como frijoles, lentejas, cacahuetes y guisantes.
•Productos lácteos
•Azúcar refinada
•Sal
•Papas
• Alimentos altamente procesados en general

 

Te recomendamos en video