Así es como puedes superar un vacío existencial, cuando sientes que la vida no tiene sentido

Somos una generación criada para creer que tenemos que cumplir con las expectativas de todos por eso no es extraño que te sientas atascada en un vacío existencial

Vivimos momentos complicados en los que constantemente sufrimos ataques de ansiedad y pesadez.  Somos una generación criada para creer que tenemos que cumplir con las expectativas de todos, que lo que hacemos para nosotros es egoísta y que al final, nada de lo que hacemos es suficiente. 

Tenemos tantas presiones encima entre cumplir y disfrutar que muchas veces terminamos sometidos a un sistema o a valores que no van con nosotros. Estamos condicionados a que no sólo debemos ayudar al mundo, sino cambiarlo. Con todo eso, no es extraño que de pronto comiences a sentir un vacío existencial en el que no sabes qué sentido tiene todo lo que estás haciendo.

Y es que cuando estamos sometidos a tantos estándares y expectativas de la vida, es fácil sufrir . De pronto, puede que no visualices un futuro en lo que estás haciendo ahora pero tampoco encuentras qué hacer o cómo hacerlo y puede resultar mentalmente muy agotador.

¿Pero sabes por qué estás sintiendo ese vacío en este momento? No tiene nada que ver con que no tengas una pareja o que literalmente te encuentres sola en tu casa. Tiene que ver con la forma en la que no terminas de apreciar por completo lo que tienes y en cambio, experimentas una pérdida como si lo fuera todo.

Tu vacío tiene que ver con que no logras ver tu verdadera belleza o tu valor. Te has metido en la cabeza el apreciar las cosas equivocadas y a querer más y más sin pensar realmente si de verdad alimenta tu felicidad o sólo es temporal.

Un vacío existencial lo tenemos tenemos en cierto punto de la vida. Pensamos que nada de lo que hacemos tiene sentido y que no tenemos un rumbo que seguir más allá del espiral rutinario e infinito en el que giramos todos los días.

Pero oye, tiene que haber algo más en tu vida que comer, dormir, trabajar y repetir el ciclo.  Algo más de lo que has acostumbrada a experimentar. Encontrarlo puede tomar tiempo o quizá unos minutos pero al final, créeme que lo encontrarás.

Deja atrás ese viaje melancólico que te incapacita visualizar un futuro satisfactorio. Averigua qué es lo que haría temblar y no lo sueltes. ¿Quieres bailar? Baila. ¿Quieres cantar? Canta. ¿Quieres viajar? Viaja. No hay más. Deja de poner peros a todo y encuentra eso que te motiva a dar siempre un paso adelante.

No dejes las cosas para el año que viene. No lo hagas mañana, hazlo ahora. Y si no tienes la capacidad de hacerlo ahora, al menos da un paso hacia eso hoy. Inscríbete en la clase de baile, busca vuelos, pero haz lo que te lleve a lo que añoras.

En este momento, te sientes vacía por dentro pero verás que conforme aclaras tu mente y caminas hacia lo que quieres, podrás llenar tu vacío con satisfacciones.  Sé que a veces la vida no tiene sentido, pero todo lo que te confunde también te está cambiando. Todo lo que te está lastimando también te está sanando. Todo lo que te agobia también te está enseñando a comportarte.

Tal vez solo necesitas reducir la velocidad y disfrutar del paseo de la vida. Deja de correr. Deja de perseguir. Deja de esforzarte demasiado y deja de elegir sufrir por lo que otros hacen y tú no. Deja de culparte por los errores y los fracasos y aprende de ello. Deja de querer que todo tenga sentido y confía en las lecciones que se te presenten.

 

Te recomendamos en video