El té caliente puede ser peligroso para tu salud: Nuevo estudio reveló vínculo con el cáncer de esófago

Otras bebidas calientes también pueden afectar tu salud.

El té se asocia a menudo con una serie de beneficios para la salud. Sin embargo, según un nuevo estudio, si su bebida diaria es demasiado caliente, puede aumentar dramáticamente su riesgo de cáncer.

 

La investigación publicada el miércoles en el International Journal of Cancer siguió los hábitos de más de 50,000 bebedores de té en Golestan, una provincia en el noreste de Irán. Durante un período de 10 años, se desarrollaron 317 casos nuevos de cáncer de esófago.

 

El estudio descubrió que aquellos que bebían más de 700 ml (casi 24 onzas) de té al día a una temperatura de 60 grados centígrados (140 grados Fahrenheit) tenían un riesgo 90 por ciento más alto de cáncer de esófago.

 

"Según los resultados de nuestro estudio, beber té caliente se asocia con un mayor riesgo de cáncer de esófago", dijo Farhad Islami, autor principal del estudio.

 

La Sociedad Americana del Cáncer estima que se diagnosticarán aproximadamente 17,650 casos nuevos de cáncer de esófago en los Estados Unidos en 2019. Los estadounidenses suelen beber bebidas como el café, el té y el chocolate caliente a temperaturas inferiores a 149 grados Fahrenheit, pero en América del Sur, Asia y África. El té se sirve mucho más caliente, según la organización.

 

El  té caliente, además de fumar y beber alcohol, es un cóctel para el cáncer

 

Sin embargo, las bebidas en los restaurantes pueden servirse a temperaturas más altas, como se reveló en la infame demanda contra McDonald's en 1994, durante la cual la compañía admitió haber mantenido su café a temperaturas entre 180 y 190 grados Fahrenheit, informó Huffington Post.

 

La temperatura no es el tipo de bebida que representa una amenaza, aunque Islami señaló que se necesita hacer más investigación sobre por qué las bebidas calientes pueden causar cáncer.

 

 

Dijo que la lesión térmica crónica podría causar una inflamación que podría provocar cáncer o facilitar la penetración de los carcinógenos a través de los alimentos o bebidas en el revestimiento del esófago.

 

Te mostramos en video: