Dieta cetogénica: conoce la efectividad y riesgos que tiene para tu salud

No comer fibra y algunas vitaminas, puede traer consecuencias

Al escoger las dietas, uno de los aspectos claves para muchas personas es "que no nos hagan sufrir". Es decir, que no pasemos hambre. Y aunque las dietas milagrosas no existen, hay algunas opciones que es mejor conocer antes de aplicar, como es el caso de la dieta cetogénica.

Esta consiste en una dieta muy baja en carbohidratos, que hace que nuestro cuerpo comience a usar las reservas de energía gracias a los "cuerpos cetónicos", que son moléculas de energía producidas en el hígado a partir de la grasa. Estas se convierten en una alternativa de combustible que el cuerpo utiliza cuando hay escasez de azúcar en la sangre.

¿Qué se puede comer?

Carnes rojas, pescados, huevos, quesos -en su justa medida, ya que corresponden al grupo de los lácteos- y algunas verduras que crecen a ras de suelo, como brócoli, tomate y palta, son parte de los alimentos que se pueden consumir.

Consultada sobre los riesgos de realizar la dieta cetogénica, la nutricionista de Novamed, Andrea Tejos, explica que puede producir efectos negativos en la salud como la constipación. "Al no consumir gran cantidad de carbohidratos, porque solo se permiten hasta 30 gramos al día, se pueden tener efectos secundarios por el bajo consumo de fibra", señala.

Otra de las consecuencias es la producción de cálculos renales o déficit de vitaminas que se podrían hallar en las frutas y verduras faltantes. También puede aumentar el colesterol total y los triglicéridos, ya que el consumo de grasas es mayor.

¿Quiénes pueden realizarla?

La nutricionista de Novamed afirma que las personas más aptas para realizar la dieta cetogénica son aquellas que no sufren ninguna enfermedad y que desean bajar de peso rápido. "Se ven buenos resultados en un corto plazo. Sin embargo, la vida social e ingesta de grasa hacen que sea difícil llevarla por un largo periodo".

¿Es apta para los deportistas?

Si bien son ellos los que más la realizan, Tejos recalca que pueden haber complicaciones. Y es que la dieta no aporta glucosa a nuestros músculos, que son dependientes de ella. "Un deportista puede agotar sus reservas alojadas precisamente en sus músculos, llegando incluso a dañarlos".

Asimismo, agrega, "quienes necesiten concentración y productividad, el otro músculo que más energía consume, el cerebro, puede verse perjudicado".

Recomendaciones

Andrea Tejos concluye que la mejor manera de bajar de peso es hacerlo de manera paulatina. Según explica, para bajar un kilo de grasa, cada cuerpo necesitaría hacer una recesión de 7 mil calorías. Esto puede ser a través de un menor consumo (dieta) o un mayor gasto (deporte). Es decir, si se hace una dieta no tan estricta acompañada de deporte, en un mes se pueden llegar a perder 3 a 4 kilos sin sufrir el temido efecto rebote.

Apuesta fitness 2019: 4 alternativas para ponerte en forma practicando deporte

El ejercicio no sólo cambia el cuerpo, sino que la mente, el humor y la actitud. ¿Es uno de tus objetivos para los próximos meses? Entrenamientos funcionales, clases grupales y la utilización de tecnología para medir los resultados destacarán este año