Cómo superar la llamada zona gris después del divorcio

Cómo superar la llamado zona gris después de la ruptura. Te contamos cómo podemos superar ese episodio que en principio puede parecernos el fin.

Un divorcio no tiene que ser el fin del mundo, de hecho puede ser el inicio de uno nuevo.

La idea en ningún caso es hacer apología del divorcio o las rupturas, de hecho creo en el “juntos por siempre”. En días pasados he visto con tristeza y por pura coincidencia a un par de conocidas que acaban de salir de una relación que duró años. La reacción de ellas ha sido la misma: rencor y amargura disfrazados de un recién encontrado “gusto por la vida”.

Se encuentran en una “zona gris”, la llamo así porque no te sientes parte de las comprometidas, pero tampoco de las solteras por lo reciente de la ruptura, ya no tienes 20 años pero aun te conservas joven, eres un gran “ni-ni” con pies.

Tal parece que su vida se encontraba definitivamente en pausa en esa relación anterior, salpicando sus redes de comentarios mordaces que apuntan a su valor, mérito y autosuficiencia, solo comparada con la de una super heroína que acaba de enterarse que puede sola contra el mundo.

La soledad y la tristeza son dos amigas que no quieres en esta época y a veces cruzas límites para deshacerte de ellas.

La verdad de todo esto, es que tus cambios obedecen a que estas muy herida, triste y esto te desenfoca un poco y todo esto está bien y es normal; pero estos sentimientos desagradables mi querida amiga son necesarios y hasta saludables si los encauzas bien. Yo también pase por un divorcio hace algunos años ya, con mucho respeto me permito aconsejarte en ciertos aspectos.

Entiéndete

Pasas por un proceso doloroso y lamentablemente bastante común. Busca apoyo de una persona que haya salido airosa del mismo.

Fue tu decisión

Si amiga, tu decidiste quedarte con ese hombre que al final no te dio la talla, no vale la pena que lo culpes a el de todo, asume tu parte y sigue adelante. Los problemas de pareja siempre son responsabilidad de ambos miembros.

Date tiempo

Las heridas requieren tiempo para sanar, mientras esto sucede no te apures en llenarte de eventos y actividades, está bien distraerse pero no hasta el punto de ignorar el problema, eso no resuelve nada.

Ámate

Y ama tu pasado, no te flageles, tal vez tu “error”, como el mío, dejo hermosos hijos, experiencia, madurez. Pero sobretodo recuerda que tu autoestima no es un salvoconducto para pasar límites ni correr riesgos.

Con información de Iskia Urdaneta

Te recomendamos en video: