¡Comienza a meditar con esta postura de Yoga Kundalini!

Aprende a meditar desde cero con esta postura

Cuando hablamos de meditación, yoga o simplemente cualquier disciplina que nos genere esa exquisita sensación de bienestar, de forma inmediata llega a nuestra mente alguna que otra imagen de una persona sentada en el suelo meditando.

Pero ¿Cuál es la postura básica para poder meditar? Es la interrogante que se hacen de forma constante las personas que quieren iniciar en el yoga.

Existen más de 21 tipos de yoga, sin embargo, hay una postura que es básica y fundamental en cada uno de ellos…en Kundalini Yoga le llamamos “Postura fácil” o “Sukhasana”.

Esta postura te permite enraizarte en el piso de forma cómoda, apoyando tus isquiones y permitiendo que tu columna esté completamente alineada, lo que es primordial en una sesión de yoga, pues por tu columna fluye toda tu energía, cuando realizas diversos ejercicios de Kundalini Yoga estamos despertando nuestra energía, por lo que sería ilógico bloquearla simplemente por sentarnos de una manera incorrecta.

Para eso solo debes sentarte en el piso y separar tus pies. Realizarás una flexión máxima de rodilla para luego generar una apertura de tu cadera hacia el costado. Una vez que hayas realizado el movimiento con tus dos piernas, puedes levantar la piel de tus glúteos para acomodarte bien en el piso y así alinear tu columna.

En tan solo unos simples pasos, puedes estar en una perfecta postura para abrirte al espacio de meditación y conectarte contigo y con tu respiración.

Ahora sí, no tienes pretextos para no conectar con tu interior.