Dolor durante la ovulación: ¿Es normal? ¿Debo preocuparme?

El malestar se conoce como Mittelschmerz y se produce a mitad del ciclo femenino

Si tienes entre 25 y 35 años, en la etapa más fértil de tu vida, puedes sentir una ovulación dolorosa, que es algo habitual en algunas mujeres. Por lo general, se trata de una pequeña molestia temporal sin mayores inconvenientes, pero si el malestar se prolonga por varios días y aumenta la intensidad debe estar atenta.

Las mujeres que sienten dolor al ovular suelen experimentar molestias en la parte baja del abdomen. A menudo está localizado en un solo lado, dependiendo del ovario que haya liberado el óvulo. Hay quienes ovulan cada mes de un ovario y quienes están varios meses ovulando del mismo ovario.

Se produce alrededor del día 14 después del último periodo menstrual, alrededor de la mitad del ciclo, y se manifiesta por síntomas específicos, tales como la pérdida de moco cervical a modo de hilo transparente, similar a la clara de huevo.

Esta incomodidad conocida como dolor pélvico intermenstrual puede aparecer en diferentes etapas de la ovulación.

Algunas mujeres pueden sentir calambres y pinchazos, para otras, en cambio, el dolor se manifiesta de forma muy leve. A veces puede ser muy intenso, pero no se prolonga durante mucho tiempo.

Aunque parezca lo contrario, sufrir de ovulación dolorosa es algo normal. No está relacionado con una patología, pero cuando sucede cada mes y el dolor sea más intenso es mejor y recomendable hacerse un chequeo en el ginecólogo para que hagan una exploración y revisión.

Te presentamos algunos consejos para aliviar los dolores de la ovulación:

Darse una ducha caliente: nuevamente el calor puede ser bueno para reducir el dolor producido por la ovulación. El agua caliente no solamente relaja sino que libera endorfinas, y con ello reducir el dolor.

Ejercicio y estiramientos: muchos especialistas recomiendan hacer ejercicio y estiramientos de forma continuada. Esto ayuda a reducir los dolores y el estrés.

Aplicar compresas calientes en el abdomen: otro remedio es aplicar calor en la zona del abdomen. Se puede hacer de diversas maneras, como con compresas calientes. Esto relaja los músculos y aumenta la circulación.

Te recomendamos en video: