Tres formas de usar el jengibre para detener la caída del cabello y fortalecerlo

El jengibre ayuda a humectar el cuero cabelludo.

El jengibre es una raíz muy usada en la cocina para darle un sabor intenso a tus comidas con su toque picante. También es muy usado en tratamientos para adelgazar, pero también surte efecto al detener la caída del cabello.

Esta planta es rica en vitamina C, vitamina B6, hierro, magnesio y calcio, lo que va nutriendo el folículo piloso, disminuyendo poco a poco la caída del cabello, ayudándolo a crecer fuerte y frondoso. También ayuda el alto nivel de potasio que aporta.

Cómo funciona el jengibre en el cabello

El jengibre tiene propiedades antimicrobianas que ayudan a controlar la caspa, una de las causas más comunes de la caída del cabello.

La resequedad hace que el cabello se vuelva quebradizo y aquí es cuando ayuda el jengibre, ya que actúa como un acondicionador natural que combate la sequedad restaurando la humedad de tu cabello.

Uno de los compuestos activos del jengibre, el gingerol, ayuda a relajar los vasos sanguíneos y, por lo tanto, mejoran la circulación de la sangre. Esto permite una mejor nutrición de los folículos pilosos, asegurando un crecimiento más rápido de la melena.

Cómo usar el jengibre para evitar la caída del cabello

  • En un bowl, vas a mezclar una cucharada de pasta de jengibre con una cucharada de aceite de oliva, jojoba o coco. Divide tu cabello en varias secciones y comienza a aplicar esta pasta directamente en la raíz con tus dedos. Quédate así por 30 minutos y luego lava el cabello como lo haces de forma habitual con tu champú. Puedes aplicarte este tratamiento dos veces a la semana.
  • En una taza, agrega dos cucharadas de jengibre rallado, tres cucharadas de aceite de oliva y media cucharada de jugo de limón. Revuelve todos los ingredientes hasta que formes una pasta consistente y luego aplícala sobre tu cuero cabello por 30 minutos. Retírala con champú. También puedes aplicarte esta mascarilla dos veces a la semana.
  • Este es el método más puro. En una taza, sumerge en agua dos cucharadas de jengibre rallado y deja reposar hasta que puedes formar una pasta. Aplícala sobre tu cuero cabelludo durante 45 minutos y luego retíralo con agua.

Te recomendamos en video: