Daños en la piel y más gérmenes, los peligros de lavarte las manos en exceso

Estudios han señalado que un exceso de limpieza podría llegar a enfermarnos. Es eso que desinfectarnos las manos en exceso podría no ser muy beneficioso para nuestra salud.

Lavarse a menudo las manos es algo común y corriente para mantener una buena salud. Bacterias, parásitos y hongos se eliminan gracias al agua con jabón. Igualmente, tener las manos limpias es una de las mejores maneras de no contraer gérmenes y de no propagárselos a los demás.

Pero, estudios han señalado que un exceso de limpieza podría llegar a enfermarnos. Es eso que desinfectarnos las manos en exceso podría no ser muy beneficioso para nuestra salud.

Te presentamos algunas de las complicaciones que puede acarrear lavarse las manos con demasiada frecuencia:

La piel sufre daños

La dermis es una grasa que se exuda desde la epidermis y que cubre nuestra piel con una función aislante y protectora. Cuando nos lavamos las manos la grasa aceitosa desaparece, y con ella todas las bacterias y gérmenes que albergaba. El problema de lavarnos demasiado las manos es que no damos tiempo a la epidermis a segregar nuevos aceites, lo que la hace quedar al descubierto. De esta manera la piel de deshidrata, pudiendo abrirse y dar entrada libre a todos los gérmenes que pasen por allí.

Más propenso a las alergias

La razón es que dejar nuestra piel desprotegida de sus propias defensas altera y elimina la flora cutánea, que es responsable de la forma en que nuestra piel se enfrenta a las posibles agresiones emitiendo una respuesta autoinmune adecuada. La flora cutánea necesita regenerarse entre lavado y lavado de manos, por lo que si no dejamos el espacio suficiente entre uno y otro, solo haremos que aumentar el riesgo de infecciones.

Puedes llegar a obsesionarte

Cuando somos capaces de visualizar los gérmenes que se depositan en nuestras manos y necesitamos lavarlas constantemente, e incluso renunciamos a realizar determinadas actividades que puedan llegar a ensuciarlas, podemos estar cayendo en un tipo de obsesión. Y si esta termina por interferir de alguna manera en tu vida diaria, nos encontraríamos ante un síntoma de TOC, y sería recomendable buscar la ayuda de un especialista para tratarlo.

Te recomendamos en video: