Retención de líquidos: combate la hinchazón con estos sencillos consejos

Es verano y las altas temperaturas causan estragos en nuestras piernas, manos y tobillos. Esto es consecuencia de la molesta retención de líquidos y aquí te contamos cómo combatirla

¿Has notado que tu cuerpo sufre cambios durante el día? Todo se debe a la retención de líquidos en los tejidos del cuerpo, que ocurre principalmente en pies y tobillos, pero que también puede observarse en la espalda, manos o párpados.

Desafortunadamente, este malestar provoca que en verano te hinches el doble. Y es que con el calor, al flujo de sangre que se dirige desde el centro del cuerpo hacia los brazos y piernas, le cuesta volver a subir, ocasionando una mayor hinchazón de estas zonas.

Como consecuencia, puedes llegar a retener fácilmente hasta dos litros de agua y subir dos kilos solo por el líquido que no se ha eliminado. ¡Pero no te preocupes! Ya que este problema puede ser el resultado de muchos factores, y aquí te contamos cómo puedes combatirla.

Causas de la retención de líquidos

El agua que se encuentra en nuestro cuerpo se distribuye en dos compartimentos: intracelular y extracelular. El primero, se encuentra en el interior de las células y el segundo, en el exterior de estas.

A su vez nuestro cuerpo cuenta con sistemas que mantienen en equilibrio los niveles de agua y solutos. Cuando este equilibrio se rompe, se produce lo que se conoce como "retención hídrica", cuyos puntos más frecuentemente afectados son los tobillos y párpados.

Entre los factores que la ocasionan, influyen el clima, sedentarismo, estrés y malos hábitos alimentarios, siendo estos últimos son los más determinantes. Esto, debido a que mientras mayor sea el consumo de sal y agua, la tendencia será a retener mayor cantidad de líquidos. Así lo explica la doctora de Clínica La Parva Marcela Araya, quien nos detalla los factores que pueden provocar este problema:

  • Consumo de alimentos altos en sal como jamón, queso, cecinas, papas fritas, aceitunas y alimentos congelados
  • Pasar muchas horas de pie o sentada
  • Cambios hormonales sufridos en el embarazo
  • Medicamentos como estrógenos, corticoides, antiinflamatorios no esteroidales
  • Enfermedades del corazón, hígado y riñones

Cómo combatirla

Retención de líquidos

Araya explica que el "drenaje linfático manual es el masaje más efectivo para eliminar líquidos, ya que activa tu sistema linfático y limpia tu organismo". Se trata de un masaje suave, en el que se presionan las zonas adecuadas dirigiendo hacia la linfa.

Sin embargo, la especialista de Clínica La Parva, señala que hay otras formas de lidiar con la retención de líquidos y que puedes realizar por tu cuenta.

  • Beber un litro y medio de agua al día
  • Tener un nivel de actividad física adecuado
  • Si viajas en bus por varias horas o vuelas: mover las piernas caminando por el pasillo cada dos horas o hacer una simulación de marcha sin desplazarte
  • Usar diuréticos bajo supervisión médica
  • Si la retención de líquido es causada por una enfermedad cardíaca, hepática o renal, debes tratar esta dolencia
  • No consumir alimentos ricos en sal como los enlatados, cecinas, queso y otros
  • Preferir alimentos frescos y no conservados

Tratamientos en casa y trabajo

  • Al llegar a la casa: recuéstate de espaldas y apoya los pies en la pared, de manera que las piernas queden verticales. Mantén la posición por algunos minutos. Esto aliviará y desinflamará tus piernas
  • En el escritorio: levanta las piernas a la altura de las rodillas varias veces durante el día para disminuir la hinchazón de los tobillos
  • Si estuviste todo el día de pie: duerme con los pies sobre una almohada. De esta forma ayudarás con el drenaje natural que realiza el sistema linfático durante la noche
  • Si trabajas sentada, no te olvides de la pausa saludable: camina, párate y corrige las posturas. Esto relaja y activa la circulación