Tener una hija le cambia la vida a todos los hombres y lo demuestra un estudio

Diversos estudios apuntan que a aquellos varones que tienen hijas “les sonríe la vida” mucho más que si estos fueran de sexo masculino.

Todos los hombres cambian su conducta cuando son padres por primera vez, pero en especial, si su primer hijo es una niña. ¿La razón? Según un nuevo estudio realizado por la Harvard Business School, a aquellos varones que tienen hijas les sonríe la vida mucho más que si estos fueran de sexo masculino.

Sigue leyendo y descubrirás cómo cambia la vida y el mundo de un hombre el tener una hija:

1) Se vuelven más cariñosos

El cerebro de un hombre se moldea cuando se convierte en padre. Cuando un hombre toma en sus brazos a su niña recién nacida experimenta un aumento significativo de testosterona y de oxitocina, hormona masculina y femenina. “Pasa más tiempo hablándole y tratando de interpretar las emociones de la recién nacida”, detalla la investigación.

El estudio detalló que los padres de niñas pasaban un 60% más de tiempo con ellas. También pasaron cinco veces más tiempo cantando y hablando más abiertamente de sus emociones.

La psicóloga familiar Emma Citron también asegura que cuando un hombre se convierte en padre de una niña comprende lo que significa ser una mujer. “Una hija enseña a un hombre lo que significa ser una niña de una manera que un hermano, esposa o madre no lo hace”, dijo.

2) Viven mucho más tiempo

Una investigación realizada con padres polacos, publicada en el American Journal of Human Biology, descubrió que los hombres que tenían hijas vivían mucho más tiempo. El estudio concretó que por cada hija, la esperanza de vida del padre aumentaba en seis meses.

3) Cambian el mundo

Los hombres que tienen hijas son más propensos a tratar de cambiar el mundo para mejor, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Miami, que descubrió que las empresas administradas por ejecutivos con niñas destinaban un 13,4% más de sus ingresos a programas de responsabilidad social corporativa.

4) Tienen mejores amigos

La Children's Society ha encontrado que los padres son tan importantes, si no más, en la felicidad futura y el éxito de las niñas. Igualmente, las hijas de los hombres que participaron más estrechamente en la crianza desarrollaron mejores amistades con los demás, más empatía y más autoestima.

5) Asumen un nuevo rol: son más feministas

El psicólogo Cliff Arnall explicó, en una investigación, que los hombres a menudo se vuelven más protectores cuando tienen hijas: “Si un padre ve a otro hombre siendo grosero o irrespetuoso con una trabajadora, actúan, ya que eso podría pasarle a su hija”.

“Es probable que estos hombres también sean más capaces de desarrollar su inteligencia emocional mientras interactúan con sus hijas, y esto puede tener un efecto generalizado en su trato con otras mujeres”, explicó Arnall.

 

Te recomendamos en video: