Diversión, pasión y drama: tres señales de que estás en una relación de 'adolescentes'

Toda relación es un 'triángulo' o tres soportes para ser duraderas: intimidad, pasión y compromiso

Toda relación es un triángulo o tres soportes para ser duraderas: intimidad, pasión y compromiso. La pasión y diversión no llegan a nada si no existe el compromiso.

Existen dos tipos de relaciones dentro de todo matrimonio o unión: las que van evolucionando con el tiempo gracias a las experiencias y las que permanecen estancadas y no logran avanzar. Si te encuentras dentro del segundo tipo lo más probable es que te encuentres en una relación de adolescentes.

Este tipo de uniones se caracterizan por una elevada carga de pasión, mucha diversión, poco compromiso y sobre todo una alta dosis de drama. Por lo general, todo este tipo de situaciones se viven cuando tienes un amor en la adolescencia, pero algunas veces también se viven en parejas que superan los 30 y 40 años.

El psicólogo experto en el amor, Sternberg Holffie asegura que toda relación es un triángulo o tiene tres soportes para ser duraderas: intimidad, pasión y compromiso, que aunque parece algo sencillo, requiere de mucho trabajo y esfuerzo.

Todas las relaciones necesitan de estos tres pilares y es importante señalar que tienen el mismo nivel de importancia. En caso de que se tenga intimidad, compromiso, pero no pasión, se convertirán en los mejores amigos que comparten una casa, pero con fecha de caducidad.

Según el experto cuando se acaba el deseo y no hay chispa, no hay nada más que hacer, así como cuando se tiene un compromiso, sin pasión o intimidad, la relación estará vacía, siendo esto algunas características de una relación adolescente.

Conoce las señales inconfundibles de este tipo de relaciones:

Demuestran emociones propias de la infancia

Por lo general, son personas que hacen berrinches, rabietas, estilos de interacción pasivo-agresivos, terrorismo emocional (chantaje y manipulación). Necesitan bastante atención en lo que respecta a lo afectivo. Les encanta generar malestar emocional, no suelen ser agradables o amables.

Dificultad para avanzar en etapas

Son individuos que se siguen comportando como adolescentes a pesar de que ya se encuentran en la madurez. Este tipo de personas no se rodean de las que tienen su misma edad, sino con otras mucho más jóvenes.

Nunca se hace responsable de sus acciones

Todo lo que salga mal en la relación es culpa de la otra persona, suelen responsabilizar a las demás personas de sus errores y a su pareja de todo lo malo en la relación.

Te recomendamos en video: