Esto le pasa a nuestro cerebro cuando nos desenamoramos del amor de nuestra vida

"Si no recuerdas la más ligera locura en que el amor te hizo caer; no has amado”

-William Shakespeare

Varios escritores, cineastas, artistas han intentado explicar qué es el amor — no obstante — no podrás encontrar su significado entre los renglones de un libro o en las escenas de una película.

Es una experiencia que debes vivir por ti mismo, un camino que nadie puede recorrer por ti, ni te puede contar. Y te darás cuenta cuando este sentimiento se apodere de tu cuerpo, porque es una venda que el amor pone en tus ojos y te deja ciego a la realidad.

Estar enamorado hace que el corazón se te hinche tanto que crees que vas a explotar, que contengas la respiración sin darte cuenta de que lo estás haciendo, que tus ojos tengan imanes al no poder dejar de ver a la persona que se robó tu corazón.

amor

Se te despoja de tu voluntad, te conviertes en lo que alguna vez criticaste, te hacen atravesar el tránsito para ver a esa persona, que tu mente se quede en una nube y la sonrisa no deje de aflorar en tu rostro. 

Todo suena muy bonito, pero al final son reacciones químicas propias de tu cuerpo. Según Gregorina Montemayor, investigadora de la UNAM, el sentimiento del amor tiene una duración promedio de uno a cuatro años.

El desamor en nuestro cerebro

Nuestro cerebro comienza un proceso químico cuando comenzamos a desenamorarnos. Comenzamos a ver esos defectos, esos detalles, esas actitudes que empiezan a "abrirnos los ojos" por llamarlo de alguna manera.

Un neurólogo de la Universidad del Rosario llamado Leonardo Palacios, según un artículo de Cultura Colectiva, asegura que la dopamina eventualmente  deja de producirse cuando estamos con esa persona o pensando en ella. 

desamor

Esto hace que seamos más objetivos en su imagen. Ya no hay un desenfreno sexual ni una pasión que no podamos controlar. No se trata que termines con tu pareja, solamente que los cimientos de la relación comenzarán a tomar un tinte distinto. Interesante, ¿no lo crees?

Te recomendamos en video: