5 verdades incómodas que te harán cambiar tu percepción de la vida para bien

Las verdades duelen pero son necesarias

Nuestra situación de vida actual es en gran parte el resultado de lo que creemos. Cada quien tiene sus luchas y su forma de enfrentarlas.

Nos preocupamos, postergamos, nos sentimos por los cielos o nos estancamos. Pero cuando lo piensas, cada uno de estos problemas se crea por sí mismo. Son reales, pero solo lo son porque los creamos en nuestras mentes. Nos apegamos a cómo deben ser las cosas, en lugar de aceptar lo que son y es ahí donde terminamos andando por una cuerda floja. Bien decía Buda que el deseo y el apego son la principal causa de la infelicidad.

Es cierto que todo está en nuestras cabezas, pero no tiene por qué ser así. La clave es ver la vida tal como es, sin todos los ideales y fantasías que creas en tu mente. Deja ir todas esas distracciones estresantes y simplemente acepta y experimenta el momento.

Es momento de recordarte algunas verdades incómodas sobre la vida que te ayudarán a cambiar tu perspectiva de vida para bien.

1. Lo que crees, se convierte en tu realidad.

Esto puede sonar como creer en un acto de magia. Pero una de las verdades inconvenientes más poderosas es que lo que crees realmente crea tu realidad. Lo que crees afecta lo que piensas, sientes, dices y haces. Donde estés hoy es el resultado de tus pensamientos, palabras y acciones pasadas.

Cualquier creencia negativa terminará causando situaciones negativas. Si crees que nadie te amará nunca, te llevará a evitar acercarte a la gente, cerrarte y poner barreras contra el mundo para que nadie te ame. Deja de auto sabotearte, de lo contrario, vivirás estancada en la infelicidad.

2. No es todo acerca de ti

Muchas veces asumimos que el resto habla o piensa en nosotros todo el tiempo. Pero el mundo no gira alrededor de nosotros. El hecho de que una persona no quiera salir contigo no significa que no le caigas bien; es probable que solo signifique que no está de humor o está cansada y quiere tiempo a solas.

Si alguien no responde tu mensaje de texto, no es que te odie, sino que puede que esté ocupado en el trabajo, comiendo en familia o haciendo mil cosas más que no es tener el teléfono en la mano. Cuando sientas ese tipo de desánimo u odio porque el otro te está ignorando, piensa que no eres tú, es esa persona.

3. La gente no ve las cosas como tú.

Nos gustaría que la gente viera las cosas de la misma manera que nosotros, que todos compartieran nuestros valores y creencias y que se comportaran de una manera que consideremos justa, educada y apropiada.

Desafortunadamente, nuestra opinión no es una verdad absoluta que todos los demás deben seguir. Otras personas tienen diferentes formas de pensar, sentir y comportarse. Cuando aceptamos esto y dejamos de tratar de obligar a los demás a nuestra voluntad, las relaciones de todo tipo se desarrollarán sin problemas. La verdad inconveniente es que somos arrogantes si pensamos que nuestro camino es el único correcto.

4. Nada dura para siempre.

Ni el amor, ni la amistad, ni la familia, ni la felicidad, ni uno mismo duran para siempre . Es el hecho de que las cosas son temporales lo que da sentido a la vida y una apreciación real. Como sabemos que todas las cosas terminarán, sabemos que es importante disfrutar de los pequeños momentos antes de que terminen. Cuando las cosas se vuelven aburridas o comunes, es el mejor momento para mirar con una nueva perspectiva o tomar una ruta diferente. El mundo está lleno de magia si puedes abrirte la mente.

5. Preocuparse es una completa pérdida de tiempo.

No importa cuánto se preocupe, nunca cambiará lo que sucederá. Centrándose en hacer más y preocuparse menos. Piense en cuánto tiempo pasa preocupándose por lo que pueda suceder. Esos momentos de venados en los faros no solo son agonizantes sino también profundamente improductivos. Con cada minuto que pasa en un estado de preocupación, se está robando la oportunidad de contribuir a su propio éxito y al mundo que lo rodea.

 

Te recomendamos en video