¡Una guía para ellas y ellos! Estos son los tipos de orgasmos femeninos y cómo llegar a ellos

Disfrutar de los tipos de orgasmos femeninos no es tan complicado pues solo hay que saber dónde, cuándo y sobre todo cómo tocar.

No hay que esperar a que sea 8 de agosto para celebrar cualquiera de los tipos de orgasmos, solo se trata de disfrutar cada día para conseguirlos, pese a que muchas mujeres experimentan problemas para lograrlos existen diversos factores que dificultan alcanzarlo, entre ellos el estrés, la falta de tiempo, las distracciones mentales y la práctica incorrecta del sexo.

Más allá del punto G y la vagina, las mujeres pueden experimentar otros tipos de orgasmo estimulando distintas partes del cuerpo, así que toma nota y escoge cuál de estos tipos orgasmos vas a probar:

1.Senos y pezones

La estimulación del pezón activa un área del cerebro conocida como la corteza sensorial genital. Esta región del cerebro es la misma que se activa mediante la estimulación del clítoris, la vagina y el cuello uterino. Por lo tanto, los cerebros de las mujeres procesan la estimulación del pezón y la genital de la misma manera.

Te sugerimos ir buscando el punto exacto de placer al apretar, lamer, acariciar o morder con suavidad los pezones femeninos para alcanzar el clímax.

2. Orgasmo oral

Los labios tienen muchas terminaciones nerviosas conocidas como la región mucocutánea, las cuales tienen sensaciones similares para el cerebro que las provenientes de la vulva, los pezones y el clítoris. Conseguir un orgasmo a través de la boca requiere de mucha dedicación y una concentración profunda, aunque puede ser una excelente herramienta para la estimulación previa.

3. Punto U

El orificio por el que sale la orina o la uretra puede conducir al orgasmo femenino. La razón es que esta zona está casi completamente rodeada por el clítoris, un órgano de placer que es mucho más grande de lo que se piensa, teniendo entre 7 y 12 cm de profundidad. Al estimular la uretra, el tejido eréctil que rodea la abertura se llena de sangre y se produce el líquido de la eyaculación femenina, logrando que la mujer alcance el clímax.

4. Orgasmo anal

La estimulación del nervio pélvico a través del recto puede lograr un nivel de placer sorprendente. Incluso, hay mujeres que disfrutan más del sexo anal que del vaginal. Antes de practicarlo, es fundamental una buena estimulación previa, estar relajada y lubricar la zona, también puedes ayudarte de un juguete erótico para empezar a practicarlo.

5. Punto A

Es la zona vaginal interna y se encuentra en la pared vaginal frontal hacia el área del ombligo. La presión adecuada de esta zona es similar a la estimulación indirecta del punto G. Lo mejor es explorar esta zona cuando la mujer está muy excitada y sus músculos están totalmente relajados.

6. Orgasmo cervical

Se trata de la estimulación del cuello uterino que comunica vagina y útero y por el que los espermatozoides y menstruación se cruzan en sus respectivos caminos. Mide aproximadamente 3 cm y se encuentra en la parte final de la vagina, también es conocido como orgasmo profundo y sólo puede conseguirse mediante una penetración profunda. Debe hacerse con cuidado, ya que demasiada presión puede causar dolor en lugar de placer.

7. Orgasmo clitoriano

El clítoris es considerado el centro del placer ya que tiene alrededor de 8 mil terminaciones nerviosas. Se divide en 18 micropartes que se encuentran dentro y fuera del cuerpo. Solo con acariciarlo y estimularlo se consigue placer en la mujer y cuanto más se excite, se vuelve más sensible.

8. Orgasmo mental

No es sencillo conseguirlo, pero se puede lograr si te concentras en tu fantasía sexual favorita, observando imágenes y escenas sensuales e incluso hasta leyendo algún contenido erótico. Las mujeres pueden sentir placer y orgasmos sólo con imaginarlo, ya que todas las sensaciones están en la cabeza.

9. Orgasmo de zona

Estos orgasmos se experimentan a través de la estimulación de un área que no es necesariamente erógena. Algunas de estas zonas pueden ser la nuca o la cara interna del muslo. Se consigue combinado la estimulación con caricias, besos, mordiscos e incluso la penetración.

10. Multiorgasmos

Se necesita invertir tiempo en la autoexploración para encontrar las zonas de mayor excitación, los ritmos que hay que mantener y cuándo acelerarlo o frenarlo. Alcanzar el orgasmo no es imposible si te atreves a intentarlo, experimenta nuevas posturas y no dejes de estimular áreas como el clítoris, el ano o las paredes vaginales.

Intentar vivir algunos de estos tipos de orgasmos puede conducirte a más placer con distintas intensidades y sensaciones. Para ello lo primero que debes saber es que disfrutar de un buen orgasmo no es tan complicado como parece, solo hay que saber dónde y cómo tocar, aunque debes tener cuidado de no aplicar la misma fórmula en muchas ocasiones porque puede volverse aburrido y monótono, tal como lo reseña el portal “Sumedico”.

Te recomendamos en vídeo: