¡Alerta! Estas son las consecuencias que provocan los excesos de Navidad en tu piel

¡Te contamos como prevenirlos para que des inicio al nuevo año más radiante que nunca!

Las fiestas  durante el mes de Diciembre siempre se han caracterizado por  estar llenas de excesos en comidas, bebidas y golosinas.

Estas no solo impactan en nuestro peso corporal y se reflejan con gran preocupación en la balanza, sino que además afectan otros aspectos.

Si quieres disfrutar en grande los próximos 31 días de Navidad y no pensar en las temidas dietas y détox de Enero, presta atención a estas recomendaciones para que tomes tus previsiones:

1. Piel reseca y sin vida: 

Salvo que seas abstemia, durante estas fechas es casi inevitable brindar con los amigos, en la oficina y en el hogar.

¿El resultado?, además de la resaca del día siguiente, la sensación de piel tirante y opaca. esto es consecuencia de la deshidratación provocada por el alcohol.

El destilado, sobre todo, produce envejecimiento prematuro de la piel. Además, provoca una disminución de la actividad del sistema circulatorio, requerida para la adecuada irrigación y nutrición de los tejidos

Excesos Navidad

 

2. Irritación, granos y acné:

Los dulces y golosinas son también parte de la Navidad. Los pasteles, caramelos, turrones, manjares y demás postres típicos nos hacen caer en la tentación.

La norma es no excederse, ya que el exceso de azúcar en la piel provoca arrugas, flacidez, hinchazón, pérdida de tono y luminosidad, y empeoramiento en casos de acné.

Todo ello se debe a un proceso llamado glicación, que hace que el azúcar en sangre se una a las proteínas para formar unas moléculas dañinas que afectan al nuestro metabolismo.

El colágeno y la elastina son los más perjudicados por esta sobredosis de dulce. Una vez dañados, sus fibras se vuelven más secas, quebradizas y débiles.

 

3. Envejecimiento prematuro:

Un año más no tiene porque reflejarse en tu apariencia. Aunque sea muy común por estos días festivos, celebrar hasta altas horas de la madrugada, piensa en tu piel y notarás el cambio.

Dormir activa el mecanismo de reparación celular de nuestro cutis. Mientras que, la falta de sueño dificulta la renovación nocturna que el organismo necesita, por lo que el rostro lucirá sin vida y sin brillo.

 

Te recomendamos en video: