Asistir a una sala de sauna podría disminuir riesgo de muerte por una enfermedad cardiaca

Se debe asistir varias veces por semana

Un estudio ha encontrado que las visitas regulares a una sala sauna pueden reducir el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca en personas de mediana edad.

Según cuatro investigadores finlandeses, entre cuatro y siete sesiones de sauna a la semana proporcionan el mayor beneficio para la salud.

Se cree que las sesiones en el calor sofocante imitan los efectos del ejercicio físico suave: estimular el corazón. El estudio en Finlandia, donde ir a la sauna es mucho más común que el Reino Unido, investigó los vínculos con la enfermedad cardiovascular (ECV), que es una de las principales causas de muerte entre los británicos.

Los investigadores mantuvieron un registro de los hábitos de sauna de 1,688 hombres y mujeres mayores de 50 años y dieron seguimiento a su salud después de 15 años.

El equipo encontró que las personas que asistían a entre cuatro y siete sesiones a la semana tenían alrededor de un cuarto de la posibilidad de muerte cardíaca en comparación con las que asistían a una sola. El profesor Jari Laukkanen, de la Universidad del Este de Finlandia, dijo: "Un hallazgo importante de esta investigación es que el uso más regular de la sauna se asocia con un menor riesgo de muerte por ECV en mujeres de mediana edad a mayores, así como en hombres.

"Hay varias razones posibles. Nuestro equipo de investigación ha demostrado en estudios anteriores que el uso elevado de la sauna está asociado con una presión arterial más baja. Además, se sabe que desencadena un aumento en la frecuencia cardíaca igual al observado en el ejercicio físico de intensidad baja a moderada”.

Te recomendamos en video