Tres mujeres ecuatorianas que llevan el mensaje de prevención del cáncer de seno

Octubre es el mes en el que nos unimos para recordar a quienes han librado la dura batalla contra el cáncer de seno y para apoyar a las que luchan por darle vuelta a la página de este doloroso capítulo.

Janet Hinostroza: Llevo un mensaje de ayuda y busco recaudar fondos para las mujeres que padecen cáncer de seno

Existe una fuerza fuera de lo común cuando las mujeres nos unimos para luchar por una causa. ¿Lo han notado, chicas? Pues esto es lo que ha descubierto la reconocida periodista de investigación Janet Hinostroza desde que empezó su gestión activa para apoyar los eventos enfocados a la prevención del cáncer de seno a través del Pink&nic, una iniciativa que promueve eventos enfocados en la prevención del cáncer de seno.

Ella conversó con Nueva Mujer y recalca que así como las mujeres somos poderosas para transformarlo todo con la energía que desborda desde nuestro interior, asimismo cuando una mujer cae enferma, y peor aún de un lamentable de cáncer, no solo se ve afectada ella sino absolutamente toda su familia.

Janet comparte su experiencia y anécdotas al ser testigo de la lucha de estas guerreras del cáncer por sobrevivir y sus mensajes a las millones de mujeres ecuatorianas para que pierdan el miedo y tomen la iniciativa de velar por su salud, por sus vidas y las de los suyos.
Y esto surge ante las adversidades políticas que vivió cuando era atacada por el gobierno anterior, llegó a sentir que no podía aguantar más. “Estuve a punto de botar la toalla. Fue una etapa muy difícil en la que recaía, pero finalmente me levanté porque fue el impulso para poner a prueba mi fortaleza, para conocerme a mí misma y para surgir con una versión nueva y llena de valentía de todo mi ser. Aquí me tienen ahora, luchando por mis sueños y emprendiendo en proyectos para empoderar a las mujeres. Somos fuertes”, cuenta.

Con esta fortaleza, Janet se acercó a la historia de vida de Andrea Encalada, una activista de la prevención del cáncer de mama a tiempo completo y creadora de la Fundación Cepreme, quien desmitificó la idea de que las mujeres jóvenes no deben preocuparse por esta enfermedad, ya que a Andrea le detectaron tres bolitas benignas y se realizó varias cirugías para eliminarlas.

“Decidí apoyarla porque se trata de alguien que tiene toda la voluntad y fuerza de tocar puerta a puerta y corazón a corazón para llevar su mensaje de apoyo, así como la recaudación de fondos para lograr montar un centro médico que se dedique a estas mujeres”, argumenta Hinostroza.
Entonces, ellas juntas unieron estas fuerzas para crear los eventos Pink&Nic con una temática innovadora que reúne a la familia y los amigos con el fin de recolectar dinero y cumplir el sueño de Andrea: crear un centro médico integral que se dedique 100% a las mujeres que sufren de cáncer de seno, así como comprar equipos para detectar a tiempo esta enfermedad.

Con Pink&Nic se busca mujeres embajadoras que transmitan la invitación para recaudar los fondos.
Cuando se hizo el primer evento de prueba, la convocatoria fue masiva y decidieron mantenerlo y, hoy por hoy, ya se replica en otras ciudades del país.

“Ha sido una propuesta de alto impacto, con una recepción increíble y un gran apoyo de la empresa privada. Es muy enriquecedor ver a la gente que nos acompaña que reserva su sábado para compartir y apoyar a esta causa.
Con esto también he evidenciado cómo logramos despertar las consciencias de hombres y mujeres ante esta enfermedad”, señala.

Recordó cuando una de las embajadoras del evento instó a una de sus amigas a hacerse un chequeo y gracias a esto descubrió que tenía unas bolitas en su seno, gracias a lo cual empezó con todos los chequeos y se salvó.

Pero Janet también ha aprendido mucho de esta experiencia. Viene de una familia con antecedentes de cáncer de mama y de otros tipos.

Todo lo que predica lo practica e imparte los mensajes de cuidados y prevención con su hija, amigas y familia. Confiesa que siempre se hace sus revisiones anuales y está pendiente de su salud.

“Créeme que si una mujer cambia su vida, ella será la protagonista de poner su granito de arena e impulsar el deseo de las demás a cuidarse y ver por sí mismas”, enfatiza.

Finalmente, recuerda que ninguna persona es solo físico, a propósito de aquellas que han perdido sus senos por la mastectomía e insiste en que toda mujer posee una fortaleza grandiosa que la convierte en el centro de su familia.

“Si la vida te da una nueva oportunidad deberás devolverle con mucha valentía y perseverancia porque eres una guerrera”, culmina.

Andrea Encalada: Cuando detectas a tiempo alguna anomalía en tus senos puedes salvar tu vida. ese fue mi caso.

Andrea Encalada

Cuando tenía 23 años sintió uno de los peores miedos de su vida. Detectó tres bolitas en una de sus mamas y se hizo todos los exámenes con los que descartó el temible cáncer.

Fue desde ese momento en que centró todas sus fuerzas para invitar a las mujeres a que descubran a tiempo si tienen su mismo problema. “Yo me salvé por un diagnóstico temprano con el que me hicieron tres cirugías para sacarme tres bolitas benignas.
Ahora mi propósito es que todas lo hagan para prever cualquier problema”, dice Andrea, quien creó hace una década la fundación Cepreme.
Para ella es un compromiso de vida del que cree que tendrá siempre una retribución al mejorar la calidad de vida de las personas.

Encalada cuenta su historia e imparte charlas en todo el país y en su fundación da apoyo a la prevención del cáncer de mama, cáncer de cuello uterino, cáncer de próstata y cáncer de piel. Los pacientes ven a Cepreme como su segundo hogar.

Junto a Janet Hinostroza realiza varios eventos Pink&Nic al año porque este 2018 quiere cumplir su sueño de crear el centro médico para las pacientes que sufren de cáncer.

Poly Ugarte: La enfermedad me sorprendió y me quitaron uno de mis senos. yo no quiero que más mujeres pasen por esto.

Poly Ugarte

En el año 2006, la vida de Poly Ugarte cambió radicalmente tras haber sido detectada con cáncer de seno, enfermedad que causó la mutilación de una de sus mamas.

Cuando esto sucedió, vio que las mujeres tenían cientos de incógnitas sobre las causas de sus mastectomías, por lo que decidió crear la fundación que lleva su nombre para transmitir su campaña “Tócate”.

Ella dice que no quiere ver a más mujeres mutiladas por esta dura enfermedad y por eso recorre todo el país con su mensaje de prevención.
Desde hace 11 años ha logrado beneficiar a 728 mil mujeres que han acudido al llamado de la entidad para donarles mamografías y así poder descartar tumores de cualquier tipo en su pecho.

Poly recuerda que cuando afrontó este proceso había otras mujeres que ya tenían regada la enfermedad en su cuerpo y morían en un corto lapso de tiempo, por lo que prioriza la detección temprana a todo nivel.

Como asambleísta, lucha por conseguir un presupuesto del Estado para el tratamiento médico de quienes padecen cáncer.