4 formas inteligentes de sobrellevar una ruptura amorosa, ¡en la oficina!

Es una etapa que se puede superar con madurez y sobre todo con profesionalidad

Todo parecía perfecto. Se veían a diario en la oficina, compartían juntos el break y en ocasiones hasta tomaban el mismo camino al finalizar la jornada. La mayoría de los compañeros estaban al tanto de la relación y, por si fuese poco, la empresa aceptó, bajo respeto y compromiso, la unión de ambos.

Pero lamentablemente no funcionó. No se entendieron en las discusiones, quizás hubo una mentira descubierta, mantenían planes distintos a futuro o simplemente chocaron sus estilos de vida.

Y ahora te toca sobrellevar esa ruptura en el espacio laboral, algo que va desde lo difícil hasta lo fastidioso. Sin embargo, es una etapa que se puede sobrellevar con madurez y sobre todo con profesionalidad.

Te presentamos 4 maneras de superar una ruptura amorosa en tu oficina:

– Mutuo acuerdo

Por muy grave que haya podido ser la razón del rompimiento, el espacio laboral no puede ser perjudicado. Trata de llegar a un acuerdo con tu expareja para dejar cualquier secuela fuera de la oficina. Mantén la cordialidad y diplomacia para evitar incomodidades. Si la ruptura no llega al punto de no poder ni verse las caras, podrían aún mantener una comunicación más amistosa. Pero es claro que siempre se requiere una distancia prudencial, al menos por unos días.

– Evita chismes

Si deseas preservar tu salud mental, no comentes o armes chismes acerca de esa persona. Puede que tus palabras lleguen a sus oídos, incluso tergiversadas, lo cual podrían causar problemas. Así como no querías que nadie se acercara cuando compartían el almuerzo, no dejes que nadie se inmiscuya en tu despecho. Si alguien pregunta por ustedes, limítate a expresar (si lo deseas) que no funcionó.

– Distancia prudencial

Te lo dijimos en el primer tip. Esta distancia permitirá la sanación de alguna rabia o tristeza. Pero básicamente se trata de no interactuar. Si se trata de un inevitable saludo o un cruce inesperado en la oficina, manéjalo con profesionalidad, pero no caigas en conversaciones que pueden terminar abordando el tema. Sobre todo si el dolor aún está presente. Si la otra persona siente o sintió aprecio por ti, seguro lo entenderá y apoyará en la distancia que deseas.

– Concéntrate en ti

No te descuides ni permitas que la ruptura acabe contigo. Continúa vistiéndote como te gusta y mantén la armonía con tus otros compañeros. Tampoco te aísles ni des muestras de sufrimiento (sé que duele, pero inténtalo). Concéntrate en tu trabajo y mantén la distracción laboral. ¿Recuerdas la alegría que sentiste el día que te contrataron? No pierdas de vista aquellos días. Nadie puede venir a arruinar tu vida.

Te recomendamos en video