Oncoimagen: la otra cara de un tratamiento oncológico

Una experta dice cómo cuidar tu imagen personal y recuperar tu autoestima

Un diagnóstico de cáncer de mama no sólo implica la pérdida de la salud, la mayoría de las veces se sufre la pérdida del cabello, de las cejas, de las pestañas; en muchas ocasiones,  la pérdida de la pareja y como consecuencia, la pérdida de la autoestima. 

Los cambios en la imagen llegan a tener un fuerte impacto en el estado emocional de los pacientes,  principalmente en el momento en el que pierden el cabello,  ya que se torna evidente que están en quimioterapia. 

Los cambios físicos no terminan ahí, existen algunos otros cambios como: resequedad bucal, resequedad y cambio en el tono de la piel, cambio en la estructura de las uñas, etcétera, por lo que es importante tener algunos cuidados adicionales.

Resequedad bucal 

La paciente debe poner más atención a su salud bucal, se recomienda lavar los dientes de 6 a 7

veces al día, debido al tratamiento el área bucal se vuelve más sensible. Se recomienda visitar al dentista para que recomiende una pasta dental con mayor cantidad de flúor.

Resequedad en la piel

Debe considerase el uso de productos para pieles secas y sensibles. Utilizar jabón neutro en el cuerpo y dermo-limpiador sin jabón en el rostro. Es necesario el uso de bloqueador solar con FPS  de 30 en adelante, en todas las áreas expuestas a la intemperie.

Cambios en las uñas

Rebajar el largo de las uñas con una lima es mejor que usar tijeras o cortauñas. Se puede usar una base protectora para uñas quebradizas, resecas, etcétera y utilizar un esmalte en tono oscuro mismo que podrá retirarse con un quita esmalte sin acetona.  Utilizar guantes en las labores del hogar, y evitar el uso de uñas postizas.

El cabello cambia

Para cuidar el cuero cabelludo en caso de que exista resequedad, puede utilizarse aceite de Rosa Mosqueta por las noches, dando un masaje, pero no se recomienda usarlo por tiempo prolongado porque puede tornarse grasoso. 

Es necesario quitar el cabello cada vez que salga mientras se esté en quimioterapia, y de preferencia con el uso de una máquina eléctrica, no un rastrillo, ya que puede ocasionar alguna lesión.  Una vez terminada la quimioterapia, se recomienda quitarlo por última vez.

Para cubrir la cabeza, se pueden utilizar pelucas, turbantes, pañoletas, etcétera.  Los materiales dependerán del uso que se les dé. Las pelucas pueden ser de cabello natural o sintético. En el mercado hay muchísimas opciones. En el caso de las pañoletas es más conveniente usar telas de fibras naturales como: algodón, seda, bambú, etc. ya que la piel puede respirar mucho mejor. Conservar una buena imagen y calidad de vida, ayudará a los pacientes a que puedan relacionarse y sentirse más cómodos con su entorno, pero lo más importante es conservar una actitud positiva, tomando en cuenta que tarde o temprano este proceso pasará.


Claudia García Peña, autora del libro Tu mejor imagen frente al cáncer.

Te recomendamos en video: