¿Vas a ponerte un piercing? Sigue estos 6 consejos para evitar una infección

Con el aporte de "Cuídate Plus", te presentamos 8 medidas a tomar en cuenta.

El hecho de colocarse un piercing puede asegurar un enrojecimiento o inflamación de la zona, algo que es común. En algunos casos puede incluso producir una infección, por lo que se deben seguir cuidados básicos para evitarlo y no generar complicaciones.

Con el aporte de "Cuídate Plus", te presentamos 8 medidas a tomar en cuenta.

– Lávate las manos

Antes de ponerte en contacto con cualquier zona de tu cuerpo que sostenga el piercing, es importante que te laves las manos con agua y jabón.

– Retira las costras

Previo al proceso, trata de ablandar la zona con un poco de agua. Luego con ayuda de un hisopo puedes ir quitando las costras. Pero atención, se trata de retirarlas, no de arrancarlas.

– Limpia y aplica suero fisiológico

Con abundante agua y jabón, dedícate a limpiar delicadamente el lugar. Luego rocía suero fisiológico y asegúrate que entre en la incisión.

– Seca la piel

Con mucha precaución, utiliza una gasa esterilizada (una opción) para secar la piel. No uses las manos ni toallas, porque podrían provocar que la herida se infecte.

– No te lo quites

Hasta que la herida no cicatrice por completo, no es recomendable quitarse el piercing original. Y cuidado con vestir alguna ropa que lo roce, porque podría desgarrarse. Si no tienes otra opción, intenta poner otro elemento de reserva que no sea metálico.

– Evita las cremas y piscinas

Mientras estás sanando la herida, lo aconsejable es que no inventes. No conviene extender alguna crema o maquillaje en la zona del orificio. Tampoco meterte en piscinas, debido a que el cloro solo complicará su curación.

En casa de ocurrir alguna infección, puedes aplicar desinfectante. Si es medicado mejor. No te atrevas a utilizar alcohol o agua oxigenada van a retrasar la cicatrización.

Te recomendamos en video: