5 señales que indican que debes ir a tu ginecólogo de manera inmediata ¡Cuida tu salud!

La visita a un ginecólogo debe ser un hábito en tu vida

Si alguna vez tienes una pregunta para tu ginecólogo, no importa lo aleatorio que pueda parecer, hazla.
Ten toda la confianza con tu ginecólogo cuando lo visites, y debes estar muy atenta a las señales que da tu cuerpo. Si notas alguna de estas cinco, es hora de que agendes una cita de inmediato:

1. Estás sangrando y aún no es esa época del mes.
El manchado entre períodos es normal para muchas mujeres. Es un efecto secundario común de la píldora. Pero si estás sangrando mucho o si continúa durante unos días, es una buena idea consultar a su ginecólogo. Las manchas pueden ser un signo de una infección pélvica, quistes, fibromas, pólipos o, en casos más raros, cáncer ginecológico. También es común durante el embarazo y generalmente no es un gran problema, pero tu médico querrá saberlo para asegurarse de que no sea el peor de los casos: un signo de aborto espontáneo o un embarazo ectópico.

2. Tu periodo es insoportablemente doloroso.
Los calambres de cada persona son diferentes y es normal que muchas mujeres sientan algo de dolor. Pero tus calambres no deberían dejarte sintiéndote incapacitado. Si lo hacen, puede ser un signo de un problema mayor. Si has tenido calambres graves en toda su vida, es probable que sea menos clínicamente significativo. Si comienzan más tarde en la vida, o el dolor empeora o cambia con el tiempo, eso es más preocupante: podría significar que has desarrollado una afección (como un tumor benigno llamado fibroide) que te causa malestar. Incluso si no hay un problema grave, te alegrarás de haber ido a ver tu documento, no hay ninguna razón por la que debas sufrir por un dolor debilitante una vez al mes.

3. El sexo duele, pero no de buena manera.
El dolor durante las relaciones sexuales es bastante común, y la mayoría de las veces, se puede corregir cambiando de posición o lubricando. Si no lo es, puede ser una señal de que algo está pasando internamente. El dolor profundo puede significar endometriosis, y un dolor súbito y agudo podría ser la ruptura de un quiste ovárico. Los fibromas o cervicitis, la inflamación del cuello uterino causada por una ITS u otra infección, también pueden hacer que el sexo sea doloroso. Si el dolor es más como un ardor o apuñalamiento alrededor de la abertura de la vagina, podría indicar una condición llamada vulvodinia; el dolor con la inserción (o la incapacidad de insertar algo en la vagina) puede ser una condición llamada vaginismo, que causa espasmos musculares involuntarios. La enfermedad inflamatoria pélvica también puede causar relaciones sexuales dolorosas, pero muchas veces no tiene síntomas.

4. Tu vagina está muy seca.
La sequedad vaginal durante el sexo, también conocido como no poder mojarse, puede significar que no has tenido la cantidad correcta de juegos previos. Más juegos previos, además de usar lubricante, puede hacer el truco. Si no, o si la sequedad es un problema cotidiano, tu ginecólogo / obstetra puede ayudarte a descubrir qué lo está causando. Algunos cambios hormonales (como los que ocurren durante la menopausia) pueden causar sequedad, al igual que algunas afecciones crónicas de salud y problemas dermatológicos.

5. Se nota un olor raro ahí abajo.
La descarga regular es en su mayoría sin olor. Si notas un ligero cambio en la forma en que huele la vagina o la secreción, eso es totalmente normal. Lo que no es normal es un mal olor repentino o a pescado, especialmente si está acompañado por un cambio en el color de la descarga, irritación o picazón. Ese es un buen indicador de una infección como la vaginosis bacteriana, la tricomoniasis (una ITS común) o una infección por levaduras.

Te recomendamos en video