Tranquila, un día conocerás a alguien que cambiará tu vida para siempre

Tu vida cambiará el día que dejes de obsesionarte con encontrar el amor

Todos en algún momento queremos sentir una conexión especial con alguien. Deseamos entrelazar nuestra alma con otra persona, alguien con quien compartir sueños y con quien disfrutar de la vida. Quizá es un cliché creado por Hollywood y los autores de novelas románticas como The Notebook pero todos queremos encontrar a alguien con quien creer en esta locura llamada amor.

El problema está cuando sentimos que no lo conseguimos de ninguna manera, cuando nos hacemos a la idea de que no somos suficientes para nadie y que jamás tendremos a alguien caminando a nuestro lado, tomados de la mano.

Y es que cuando lo buscamos tan desesperadamente, cuando ponemos nuestro estado de relación como el centro de nuestras vidas y cuando nos obsesionamos con las parejas que nos rodean o con quién podríamos encajar, el amor no llega. Pero es justo en esos momentos de desesperación cuando menos debes obsesionarte y enfocarte en recordar que eres digna de amar y ser amada, incluso cuando no puedas recordar cómo se siente experimentar el amor en su forma más pura e incondicional.

Recuerda siempre que te mereces una persona que te haga saber que todo va a estar bien, que eres perfecta y que aún en tus peores momentos mereces todo el amor del mundo.

Un día conocerás a alguien que cambie tu vida.

Porque siempre llega quien cambie la forma en que piensas sobre el mundo, la forma en que te ves a ti misma y la forma en que percibes a los demás a tu alrededor pero jamás con la intención de cambiar tu esencia.

Esta persona podría ser un extraño que conozcas en el camino, en una parada de autobús o en una de esas aburridas reuniones donde no conoces a nadie. No importa donde suceda ni cómo suceda, lo importante es que un día llegará. Decreta y concreta. 

No tienes que salir con tu mejor vestido, ni maquillarte como una estrella de cine de antaño, ni tampoco tienes que pretender que sabes todo sobre la historia de un país lejano. Puede ser una pequeña conversación sobre el clima que lleva a una conversación profunda y emotiva sobre la vida y la muerte la que te haga sentir esa chispa cuando lo mires a los ojos y sepas que sintió lo mismo sin necesidad de decirlo.

Puede que nunca vuelvas a ver a esta persona. Puede que tengas que conformarte con el recuerdo de su imagen y el latir de tu corazón cuando recuerdas a esa persona. O puede que no se vuelvan a separar a partir del instante en que cruzaron miradas. En ambos casos, sabrás que el amor te encontró y sabrás lo irresistible que eres ante el mundo.

Así que tranquila, un día el amor te encontrará, sólo tienes que ser paciente. Debes concentrarte en todo lo que eres, en todo lo que la vida tiene que ofrecer más allá de un compañero, para que cuando te encuentres con esa persona, lo primero que vea sea la mejor versión de ti y viceversa. Deja e buscar con desesperación y permite que llegue a ti con una sonrisa.

Te recomendamos en video