Pólipos y hormonas, dos variantes que afectan tu fertilidad

Alteraciones de la cavidad uterina y problemas hormonales atentan contra sus posibilidades de embarazo.

Múltiples factores pueden interferir en la fertilidad de una mujer. Diversos estudios revelan que un 80% de los casos de esterilidad se debe principalmente a menopausia precoz, endometriosis, obstrucciones o lesiones de las trompas de falopio, anomalías uterinas y cervicales o problemas ovulatorios.

Acá te presentamos otras variantes que también afectan tu fertilidad:

Alteraciones de la cavidad uterina

Por ejemplo pólipos, miomas o tabiques uterinos. Impiden que, aunque se produzca la fecundación, el óvulo pueda evolucionar correctamente por las irregularidades de la cavidad uterina. Las reglas, en estos casos, suelen ser abundantes.

Problemas hormonales

Impiden que se produzca la ovulación o que el embrión tenga un entorno donde desarrollarse. La falta de ovulación más frecuente suele ser por ovarios poliquísticos. En este caso, las reglas son más o menos normales de cantidad, pero se suelen retrasar más de 35 días. En ocasiones, incluso hasta varios meses.

Falta de progesterona

No se puede implantar bien el embrión. En esos casos, los ciclos suelen ser más cortos, incluso de menos de 21 días.

Te recomendamos en video