Consejos útiles para la higiene íntima de toda mujer

La higiene íntima ideal requiere de varios aspectos a tomar en cuenta, desde el uso de jabones íntimos así como productos naturales que cumplen este proceso.

No hablamos mucho de este tema abiertamente, y por eso hay algunas confusiones sobre qué debemos hacer en nuestra rutina diaria respecto a nuestra higiene íntima. ¿Conviene depilarse completamente? ¿Se aconseja el uso de jabones?

Las zonas íntimas femeninas tienen características propias, que hacen que su cuidado e higiene sean diferentes a los de otras partes del cuerpo.

Según la Dra. Laura Fleider, ginecóloga e integrante del Servicio de Ginecología del Hospital de Clínicas de Argentina, "es aconsejable limpiar la zona íntima una sola vez al día, externamente, con agua pura".

Explica que para no sufrir irritaciones ni infecciones es importante que la zona íntima mantenga en forma adecuada su temperatura, humedad, pH, sustancias que se encuentran en ella.

"El fundamento de higienizar la zona íntima es, al igual que en el resto del cuerpo, la remoción mecánica de gérmenes, suciedad y detritus. La zona íntima debe lavarse con agua tibia y un jabón adecuado.

El jabón es distinto al que se usa en el cuerpo, ya que la zona íntima tiene un pH ácido y el resto del cuerpo que es alcalino. Además, es saludable que el jabón íntimo cuente con prebióticos, que estimulan el crecimiento de la flora normal de la zona íntima", explica.

Aquí te damos algunos consejos y recomendaciones que te servirán de ayuda:

– Utiliza productos que contengan agentes limpiadores como jabones íntimos neutros que no alteren el pH de la mucosa genital y no causen irritación ni sequedad.

– Modera o evita el uso de desodorantes íntimos. Además de ser potencialmente irritantes y alergénicos, pueden enmascarar un síntoma, el mal olor, podría ser indicio de una afección que precise tratamiento.

– Evita las duchas vaginales (salvo prescripción médica) porque pueden eliminar microorganismos necesarios para proteger la zona íntima y provoca sequedad. Basta con lavar los genitales de manera externa con agua o con un jabón neutro o sin perfume.

Higiene íntima

No utilizar una esponja ni nada similar para limpiar la zona genital porque puede resultar un nido de gérmenes. Se deben utilizar los dedos y pasarlos con suavidad por los pliegues de los labios mayores y menores, y alrededor del clítoris.

Sobre las prendas

– Es importante que la ropa interior se cambie a diario, se lave con productos poco agresivos y se aclare correctamente. Emplea tejidos de algodón y descarta en lo posible los sintéticos, para facilitar la transpiración.

– No uses pantalones y prendas íntimas excesivamente ajustadas, para que no se produzcan rozaduras ni se acumule la humedad.

– Durante la menstruación debes cambiar con frecuencia (no esperar más de 4–6 horas) las toallas sanitarias o tampones. Escoge los que no lleven desodorante.

– Lava las manos y la zona genital antes y después de mantener relaciones sexuales.

– Limpiar siempre la zona perineal de adelante hacia atrás para no arrastrar gérmenes desde el ano hacia la vulva.

– Cuidado con los rasurados de pubis, ya que pueden producir pequeños cortes en labios y zonas cercanas.