Estudio reveló que las madres se estresan mientras que los padres se divierten en la crianza de sus hijos

El rol de las madres no es fácil.

Un estudio de la Universidad de Cornell reveló que la crianza de los hijos tiene diferentes efectos en las madres que en los padres.

Y es que la investigación “Cómo los padres ven: el bienestar subjetivo de madres y padres a tiempo con los niños” analizó los desafíos que enfrentan cada uno y el bienestar de los adultos en las actividades con niños, en comparación con las mismas actividades sin niños.

En medio del estudio los autores notaron que las madres reportaron menos felicidad, mayor estrés y más fatiga que los padres y el resultado arrojó que el bienestar tanto para las madres como para los padres era mayor cuando las actividades se completaban con niños que sin él.

"Evaluamos las múltiples dimensiones del bienestar subjetivo de los padres en las actividades con niños y exploramos cómo la naturaleza de género del tiempo contribuye potencialmente a las diferencias en las experiencias de crianza de los padres y madres", señala el estudio.

Se pudo constatar que las mujeres hacen más crianza en solitario y cargan con la responsabilidad de cuidar a los niños, limpiar y cocinar, y tienen menos tiempo libre, mientras que los papás pasan más tiempo con los niños en actividades de poco estrés como el tiempo de ocio familiar.

Esto se debe, probablemente, a que las madres pasan más tiempo con sus hijos en los aspectos más cotidianos y menos divertidos de la crianza que los padres.

Kelly Musick, coatura del estudio, dijo en un comunicado de prensa que "no es que las madres estén tan estresadas con sus hijos, pero en relación con los padres, han experimentado más tensión. Las madres están haciendo cosas diferentes con sus hijos que los padres, cosas que sabemos que no son agradables".

Resultados de otros estudios

En otro estudio se descubrió que las familias con niños que se van a dormir temprano son más felices que las familias con hijos pequeños que se quedan despiertos hasta tarde.

También descubrieron que los niños que duermen antes de las 8:30 de la noche tienen "una mejor calidad de vida relacionada con la salud". Y sus madres también habían mejorado su salud mental.

Te recomendamos en video