El sexo duerme al 80% de los hombres y activa a las mujeres, afirma un estudio

“El sueño y la sexualidad tienen una estrecha relación", explica el profesor Juan Carlos Sierra, de la Universidad de Granada.

Un nuevo estudio arroja cifras interesantes para la pareja tras sostener un encuentro sexual. Y es que la "buena calidad" del sueño posee un vínculo con la sexualidad, al menos cuando de hombres se trata.

El profesor Juan Carlos Sierra, titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada, señala que el 80% de los hombres duermen profundamente después de tener sexo. Frente a un 46% de las mujeres, que se mantienen más activas y despiertas.

“El sueño y la sexualidad tienen una estrecha relación, más allá de las necesidades fisiológicas básicas del ser humano. La buena calidad del sueño y la vida sexual son clave para una salud y vida óptima. Dormir poco y mal se acompaña habitualmente de pérdida del deseo sexual y una menor capacidad para la excitación sexual. Entre otras razones, se debe a las alteraciones hormonales que provocan los trastornos del sueño, por lo que mantener relaciones sexuales disminuye el estrés, relaja e induce al sueño más placentero”, explica el experto.

Asimismo, detalla que ellas liberan sustancias que les propicia el acercamiento con su pareja, para incluso mantener nuevamente relaciones sexuales. Los hombres suelen experimentar somnolencia tras el orgasmo, “pudiendo llegar a quedarse dormidos”.

“A diferencia de la mujer, el hombre después de un orgasmo entra en una fase refractaria, caracterizada por la saciedad sexual. Esta somnolencia es consecuencia de la descarga de dos hormonas facilitadoras del sueño: oxitocina y serotonina. La liberación de prolactina durante el orgasmo conduce también a la sensación de saciedad, que facilita el sueño”, añadió Sierra.

Sin embargo, el portal Salud 180 indica que existen otros factores que pueden inducir al sueño del hombre tras el encuentro sexual:

Horario

Es común que cuando se practica el sexo por las noches, los hombres terminen agotados. Además, la comodidad de la cama y la falta de luz natural estimulan el sueño.

Relajación profunda

Al utilizar una tomografía, se detecta que para alcanzar el orgasmo se requiere de un gran esfuerzo. Por lo que al conseguirlo, el cuerpo entra en un estado de relajación.

Cerebro apagado

De acuerdo con el científico francés Serge Stolerú, los hombres se quedan dormidos después de tener sexo debido a que su cerebro se desconecta. Es decir, la corteza cerebral encargada del pensamiento consciente se apaga durante el orgasmo.

Te recomendamos en video