5 veces en las que debes ser honesta contigo misma para vivir tu vida más feliz

Ser honesta contigo misma no es tan fácil pero te ayudará en la vida

Desde el primer día te han dicho que ser honesto es esencial en esta vida. Desde decirle a verdad a tus papás sobre quién rompió el jarrón de la abuela, hasta con quién te escapaste para ir de fiesta en vez de irte a dormir con tus amigas la noche de sábado.

Pero 'ser honesta' no sólo implica decirles verdades a los demás sino también a ti misma.

La adultez se trata de eso, de decir las cosas claras y no estar con rodeos. Y aunque a veces puede ser difícil, no hay nada más gratificante que hacerlo.

Piensa en aquellas amigas que son brutalmente honestas y que van por la vida diciendo a diestra y siniestra lo que piensan, tal y como lo piensan. Probablemente se hayan metido en problemas cientos de veces pero han descubierto que la honestidad siempre es la mejor política. Es un punto en el que se pierde mucho menos tiempo y energía, a pesar de que a veces duele. Ser honesta contigo mismo es esencial y también requiere algo de práctica, pero, ¿por dónde empezar? Aquí te damos 5 puntos en los que debes ser más honesta contigo.

Cuando te sientes celosa

Los celos fácilmente convertirán una situación feliz en la peor del mundo. Suena dramático pero así es como lo procesa tu cerebro. Te envuelves en la negatividad y en el 'hubiera' en lugar de encontrar la paz y la emoción. Es una sensación terrible en el estómago tener celos porque a tu amigo lo promovieron en el trabajo o porque tu prima encontró al hombre de sus sueños. Sé honesta contigo misma y date cuenta de las raíces de tus pensamientos y sentimientos. ¿Por qué estás tan segura de que el cielo es más azul del otro lado del terreno? Deja de preocuparte por lo que hacen los demás y no envidies lo que tienen. Riega tu propio jardín y verás cómo brotan las flores más hermosas.

Cuando te sientes un poco derrotada por el mundo adulto

Sentirte un poco abrumada en el mundo de los adultos es natural, especialmente cuando tienes 20 o 25 años. Sin embargo, no debe convertirse en un hábito latente durante toda su vida. Lo cierto es que crecer es agotador pero no debería ser de esa manera. Cambia tu forma de pensar y considera que la vida es un maratón o una caminata hermosa por una montaña, no una prueba de velocidad. Disfruta cada paso, incluso cuando te topas con un poco de oscuridad. Descubre qué te hace sentir estresada y elimina esos elementos de tu rutina diaria. No temas pedir ayuda, habrá quienes tengan la experiencia necesaria para darte u poco de luz.

Cuando estás eligiendo tu camino profesional

Tu carrera profesional debe estar relacionada con al menos algo relacionada con lo que le apasiona. Como la mayoría de nosotros, tendrás que comenzar en la base, paso a paso. Habrá largas noches y muchas tazas de café pero, si estás haciendo algo que amas, nada de eso importará. Sé sincera consigo misma y pregúntate si realmente vale la pena estar en donde estás trabajando o si te hace feliz y satisfecha al final del día. Piensa si debes cambiar algo de lo que estás haciendo y luego actúa sobre ellas.

Cuando estás decidiendo dónde vivir

Salir al mundo por tu cuenta es una gran decisión. Si estás buscando tu primer departamento o siguiendo un trabajo a otro estado, es fundamental ser honesta contigo misma para que te sientas cómoda y segura de tus decisiones. Lo último que deseas es hacer todos esos movimientos y terminar en un lugar que no estabas pensando.

Siempre serás un poco más feliz en la vida cuando estés satisfecha con tu situación de vida. Tal vez elijas tomar un tiempo libre del trabajo o la escuela, y viajar por el mundo. Esa puede ser una gran manera de encontrar tu camino.

Cuando estás trabajando para alcanzar tus metas

Sé honesta contigo misma cuando estableces metas y trabajas para lograrlas es muy importante. Puedes prometerte que harás ejercicio todos los días de esta semana o que escribirás un libro antes de fin de año. Pero, ¿es eso realista?

Más a menudo que no, te estás acercando al cambio o las acciones en tu vida con una actitud de todo incluido, y terminas decepcionado con la falta de resultados. En su lugar, toma pequeños pasos y descubre lo que realmente puedes lograr en un período de tiempo determinado. Es genial tener ambición, pero los pequeños éxitos pueden llevar a otros aún más grandes y te traerán la misma felicidad a largo plazo.

Te recomendamos en video