Dejar de fumar puede engordarte ¡pero puede ser más saludable!

La correlación existente entre dejar de fumar el aumento del peso fue observada en varios estudios

Quien deja de fumar, gana peso y si e tabaquismo es malo, y s bien la obesidad es perjudicial para la salud, el cigarrillo es mucho peor.

Un reciente estudio reveló que las personas que dejan de fumar suelen aumentar de peso, pero eso no sucede necesariamente porque necesitan un nuevo hábito para atenuar la ausencia del cigarrillo.

La nicotina presente en el tabaco suprime el apetito, haciendo que el apetito vuelva tan pronto como la fuente de nicotina se extingue.

La correlación existente entre dejar de fumar el aumento del peso fue observada en varios estudios.

Para muchas personas, esta ganancia de peso no es sólo un riesgo en lo que se refiere a la obesidad: el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 también aumenta.

¿Y entonces?

Este detalle llevó a los científicos a estudiar este asunto al detalle para averiguar si dejar de fumar es, en realidad, una estrategia de salud peligrosa para algunas personas.

Fumar hace mal a la salud, pero la obesidad también es perjudicial. Además, ambos aumentan el riesgo de diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedad cardiopulmonar. Pero, al final, ¿qué es peor?.

En un estudio publicado recientemente en el New England Journal of Medicine, los científicos analizaron tres estudios que cubrían 19 años de datos de salud de más de 170.000 personas en Estados Unidos.

Cada dos años, esas personas llenaban cuestionarios sobre su salud y su estilo de vida.

Los investigadores se centraron en los casos que involucra a fumadores que, sin embargo, dejaron de fumar y concluyeron que, para algunos, desistir de ese hábito llevó a una ganancia de peso que perjudicó su salud en general. En promedio, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 era un 22% mayor.

 

Te recomendamos en video: