Rejuvenecimiento vaginal, un tratamiento innovador que crece en Quito

Las mujeres han optado por realizarse el rejuvenecimiento vaginal descartando los tabúes que existen acerca de este tratamiento.

Así como cuando se trata de buscar una solución para eliminar arrugas gracias al botox o los hilos tensores, existen tratamientos íntimos para las mujeres. El rejuvenecimiento vaginal es una opción.

Esto es posible gracias al láser, conocido desde hace más de dos décadas para ser aplicado en tratar varias patologías en la piel, ojos, etc.

Los galenos observaron que con este láser se mejora visiblemente la calidad de los tejidos y se creó uno especial para lograr un rejuvenecimiento del epitelio vaginal.

EEUU, Colombia y varios países europeos fueron los primeros en probarlo, obteniendo casos de éxito.

El psicólogo clínico David Sucre hace un análisis de la depresión en las mujeres tras el parto o cuando están en la etapa de la menopausia.

"A mi consultorio han llegado pacientes que se descuidan de su imagen cuando afrontan estos procesos biológicos ya sea porque se sienten incompletas o diferentes a su anterior versión: con un cuerpo diferente y en edad fértil.

Con estos tratamientos es como que recuperan esa autoestima olvidada porque recordemos que la vagina no sirve únicamente para parir", detalla el especialista.

Kalos Estética es uno de los centros donde se realiza el rejuvenecimiento vaginal. Hoy en día esto más conocido en Ecuador.

Según la doctora Verónica Bravo se usa el láser con CO2, con el cual se obtienen resultados óptimos y sin complicaciones.

¿Cómo funciona?

El láser de CO2 fraccionado se aplica con una máquina parecida a la que utiliza para los ecos intravaginales.

Desde esta sale una luz que va directamente a las paredes de la vagina y penetra en sus capas más profundas.

Esto estimula la formación de nuevas células, hay más circulación, genera colágeno y elastina, lo cual dará como resultado un tejido más elástico y tonificado.

“He visto que las mujeres no conocen a fondo sobre este procedimiento. Piensan en tonificar abdomen, piernas, cintura, en fin, pero no saben que también pueden tonificar su zona íntima. Los resultados les sorprenderán”.

Se trata de una opción terapéutica ambulatoria (no quirúrgica). Cada sesión dura unos 45 minutos y la paciente sale sin ninguna molestia o complicación.

Lo más importante antes de someterse a esta práctica es haber recibido una valoración con el ginecólogo y ver si no hay alguna secreción. Generalmente esto se evalúa con un papanicolaou previo.

El número de sesiones de rejuvenecimiento íntimo para cada mujer dependen de esta valoración ginecológica.

¿Cuáles son los beneficios de rejuvenecimiento vaginal?

Paúl Bravo, ginecólogo del Hospital Metropolitano, explica que ha visto resultados favorables en sus pacientes.

La luz que sale del láser choca con las células y las estimula para dar lugar a la formación de un nuevo tejido dentro de la vagina así como de sus vasos sanguíneos.

He trabajado con algunas mujeres y las que más acceden al procedimiento son aquellas en etapa de menopausia, así como las que están en proceso de postparto para tonificar los músculos internos, otras buscan el blanqueamiento de la parte vulvar, así como quienes tienen incontinencia urinaria leve.

La vagina es un órgano que depende de las hormonas y mientras está en su ciclo reproductivo tiene buena calidad pero cuando entra en etapa menopáusica esta disminuye y gracias al láser puede recuperarla.

Se recomienda alrededor de tres sesiones de terapia con un aproximado de 4 a 6 semanas de diferencia entre cada sesión

En las mujeres con menopausia, el láser estimula las células de la vagina mejorando el epitelio y se hace un tratamiento coadyuvante con estrógenos locales para solucionar los problemas de resequedad vaginal o dolor durante las relaciones sexuales.

En el postparto

Además, imagina cuántas fibras se rompen en un parto. El tejido se estira tanto que rompe hasta los vasos sanguíneos y no vuelve a ser el mismo entonces el tratamiento ayuda a recuperar esto para dar firmeza y elasticidad al epitelio vaginal.

“En mi experiencia también se ha probado el láser quirúrgico para tratar casos de lesiones en el cuello uterino causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH). En este caso se quema verrugas con cortes en frío y con buenos resultados ya que vaporiza los vasos sanguíneos al instante”.

Cabe destacar que la reconstrucción del himen es un proceso muy diferente al del rejuvenecimiento vaginal ya que en el primero se requiere de quirófano y anestecia.

El objetivo de la reconstrucción del himen es estrechar la vagina, sin embargo, a criterio del galeno Paúl Bravo “es un tejido que no vuelve a ser como antes de iniciar la vida sexual”.

Es por ello que el rejuvenecimiento vaginal devuelve la vitalidad de una manera rápida y sin dolor a la parte más íntima de la mujer.