¿Cómo eliminar la obsesión por la báscula?

El número que revela la báscula no dice nada de tu salud.

Una de las cosas más recurrentes que veo con mis clientes como Health Wellness Coach y aclaro que son “clientes” y no “pacientes”, porque desde nuestra experiencia los vemos como personas que buscan el mejor servicio para optimizar su calidad de vida y ganar bienestar, es que están obsesionados por la báscula.

Las mujeres, en especial,  tienen una obsesión por pesarse todos los días y “creer” que el número que revela la báscula es sinónimo de su salud o del valor de su autoestima, pero esto no debe ser así.

Transforma tu mente

Lo más importante cuando realices un cambio de hábitos, es que  te enfoques en por qué lo quieres hacer y te centres en sentirte bien y en reducir tallas y no en tu peso; éste varía dependiendo del clima, hora o si sólo estás perdiendo agua y no grasa.

Por ende, es importante que te reconcilies con tu cuerpo. Sé que no es sencillo, porque estamos saturadas de mensajes e imágenes  que promueven estereotipos sumamente fuera de la realidad. Mujeres de 1.80, con un peso 50 kilos, que en lo absoluto reflejan salud y/o bienestar.

La báscula sólo es un número

Mi recomendación es que te peses una vez al mes o máximo cada 15 días, hazlo a la misma hora y con ropa similar.

Evita subirte a la báscula cuando te sientas enojada o frustrada; desde el punto de vista de la biodescodificación (disciplina que busca trascender las creencias individuales, familiares y culturales inconscientes, con el objetivo de lograr la libertad emocional), cuando te pesas con emociones toxicas, lo más  probable es que peses más.

¿El motivo? Liberas más hormona de cortisol, que en la mayoría de los casos, es la responsable de los “kilitos de más”.

Relájate y disfruta la vida

Una forma de lograr un cambio de hábitos y mantenerte en un peso saludable es no darle ese poder emocional a la comida; elige conscientemente los alimentos y bebidas que vas a consumir, pero no te culpes, ni te digas palabras como: “Soy una cerda”, “que gorda estoy” o “nada me queda”…

¿La razón?  El cerebro no sabe si es verdad o mentira, así que se la cree y vas recreando tu propia realidad.

Así que lo mejor que puedes hacer por ti es amar tu cuerpo y mantener hábitos saludables, sin caer en obsesiones y sin duda, notarás los resultados en poco tiempo. ¡Dile NO a las DIETAS  y SÍ al cambio de hábitos!


Deya Cano es periodista y Health Wellness Coach Training.

Te recomendamos en video: