4 preguntas que debes hacerte tras una ruptura para superar el dolor

Estas preguntas serán una guía para re encontrarte contigo misma

Cuando se trata de una ruptura amorosa, el dolor es inevitable pero hay un momento en el que debes levantarte y hacerte ciertas preguntas que te llevan a entender lo que ocurrió y qué será de ti sin esa persona.

Una vez que has comprendido que tu relación ha terminado, te estarás preguntando cuál es el próximo paso a seguir. La respuesta es simple: dirigir tu atención hacia el interior con algunas preguntas clave que te ayudarán a recuperarte aún más pronto.

1. ¿Cuál fue mi papel en esta ruptura?

Se necesitan dos para hacer una relación y hacer que funcione o se descomponga. Ninguno tiene toda la culpa de la fractura pero hay que hacer un poco de inventario y tomar responsabilidad de lo que pudo ser diferente. Es posible que hayas tenido una tendencia a elegir trabajo por encima de la intimidad o que hayas sido demasiado absorbente. A veces, tomar distancia para ver nuestros defectos, puede ser útil para el futuro. Claro, reconocer esto no significa que debas acudir a tu ex cantando perdón por tus errores. Esto es crecimiento personal, no volver a estar juntos.

2. ¿Qué puedo hacer de manera diferente en mi próxima relación?

Una vez que hayas asumido cierta responsabilidad, es hora de recoger las lecciones. Siempre debes buscar mejorarte a ti misma y tus relaciones para romper con ciclos viciosos. Piense en aquello que no te hacía sentir bien o las cosas que te hacían explotar en tu otra relación y cómo puedes evitar que se repita.  Quizá te costó comunicarte abierta y honestamente con tu pareja o tal vez idealizabas de más a tu pareja, esperando a que se moldeara a tu semejanza. No significa que bajes tus estándares pero sí que veas el lado realista de las cosas y pienses en crear un balance con alguien nuevo.

3. ¿He sido realista en mis expectativas?

¿Querías comprometerte dentro de un año? ¿Esperabas que tu pareja fuera el mejor amigo de tus amigos y primos? Muchas veces las relaciones terminan porque tenemos un conjunto de expectativas que no son realistas o que no están claramente definidas.  No se puede vivir de ilusiones y tu pareja no puede leer tu mente. Es importante que aprendas a comunicarte y que entiendas que el otro no va a cumplir con tu lista de exigencias al pie de la letra.

4. ¿Cuáles son mis planes para mí?

Una vez que sientas que has aclarado tu mente y tus ideas es momento de preguntarte qué quieres de la vida. No se trata de atormentarte y pensar que pasarás el resto de tu vida sola, sino de ser realista y ver hacia dónde te diriges ahora. Quizá descubras que realmente no quieres una pareja por un tiempo y que tu prioridad será re encontrarte con esos hobbies que habías dejado de hacer o que te enfocarás en viajar más.

Pregúntate qué tipo de mujer realmente quieres ser, antes de buscar alguien con quién compartir tu vida. Tal vez esa mujer tiene un enfoque más suave para la comunicación con sus seres queridos, o pasa más tiempo fuera de la oficina para leer, reflexionar y trabajar en el crecimiento personal.

El objetivo es procesar la relación, comprender lo que salió mal, aceptar que tu ex no era el adecuado para ti y que trabajar en ti te llevará a un futuro mejor.

Te recomendamos en video