Las peores razones para quedarte en una relación que ya no funciona

Una relación no puede sustentarse en justificaciones

Si bien todas las relaciones tienen su parte justa de altibajos, no siempre encuentran un balance que garantice un amor duradero. Quizás una persona se siente sofocada, mientras que la otra considera que no está recibiendo la atención que merece.

Cuando una situación no saludable llega al punto sin retorno, la mayoría de las parejas la dan por terminada. Desafortunadamente, no todo el mundo lo hace y continúa en un ciclo vicioso donde ni crece ni termina la relación.

¿Por qué la gente se niega a dejar una situación indeseable? Aquí hay cinco posibles razones por las cuales algunas personas se quedan en malas relaciones.

Miedo a la soledad

Estar sola y sentirte sola son dos cosas muy diferentes. Muchas personas no dejan a su pareja por temor a la soledad sin embargo, ésta no debe ser una razón para permanecer en una relación que no te hace feliz. Por cliché que suene, debes aprender a encontrar la felicidad dentro de ti misma. La dependencia emocional es un ciclo vicioso que te privará de encontrar a alguien con quien puedas construir algo más estable.

Creen que todo eventualmente cambiará

Mucha gente se engaña a sí misma pensando que alguien cambiará y que las cosas eventualmente mejorarán. Ya sea que el otro aprenderá a controlar su temperamento o se volverá más ambicioso o cariñoso. Si bien las personas son capaces de superarse a sí mismas con el tiempo, no puedes esperar a que cambien su personalidad por ti. Una persona cambiará solo cuando realmente lo desee, nadie más puede hacer que eso suceda. Si no eres feliz por como es el otro, es momento de alejarte.

Porque tienen hijos en común

Es admirable hacer todo lo que esté a tu alcance para hacer que tu relación funcione por el bien de tus hijos, pero hay muchos factores que entran en juego cuando te quedas por ellos. lo cierto es que nada debe hacer que ignores una relación que se ha vuelto insoportable. El abuso de cualquier tipo, sea emocional, físico o espiritual, es razón suficiente para romper la relación, incluso si esa persona es el padre de tu hijo.

Vergüenza de admitir que la relación no funcionó

En cierto nivel, todos estamos sometidos al escrutinio público y tenemos miedo de que otros nos juzguen. Pero a pesar de que hay cierto sentimiento de derrota cuando la mayoría de las relaciones no funcionan, es importan te pensar en los beneficios de salir de algo que no te hace feliz. Dejarte llevar por esta sensación sólo agrava el dolor. No es un fracaso; deja de justificarte y dar explicaciones a tus amigos y familia.

Dinero

Esto sucede a menudo con aquellas personas cuyas parejas son el único o principal proveedor de la casa. El temor a la inestabilidad financiera es una realidad pero no debe ser razón para permanecer en una relación que no funciona. La mejor manera de vencer este miedo es contar con recursos y un sistema de apoyo que no sea la pareja. Los familiares y amigos a menudo están más que dispuestos y pueden ayudar cuando alguien necesita salir de una mala relación y tienes problemas económicos. También puedes recurrir a algún experto para hacer un plan financiero para tener un mayor sustento hasta estabilizarte.

 

Te recomendamos en video