El poder de la inteligencia emocional para sanar las heridas de tus relaciones pasadas

No te estanques en las heridas que te dejaron tus malas relaciones

Toda relación es susceptible a quebrarse y eventualmente terminar. Las infidelidades, decepciones y distanciamientos duelen y son difíciles de superar.

Cuesta creer que "el tiempo sana heridas" porque lo único que se siente es que todo duele y nada alivia. De ahí, que la inteligencia emocional es un recurso para cerrar poco a poco esas cicatrices internas.

Terminar con algo que te hacía sentir amada y única y que además te mantenía en una "zona de seguridad"  es angustiante pero no es sano estancarse en el dolor.

Ser emocionalmente inteligente significa que eres capaz de evaluar cada situación desde un punto de vista ágil para poder actuar en consecuencia. De este modo te dejas derrotar por tus pensamientos y emociones porque tienes el control total de ellos.

La vida es una experiencia impredecible y actuar con inteligencia emocional se vuelve un valioso recurso para poder transitar por la adversidad. Si dejas que el dolor te consuma a menudo provoca que quedes atrapada en patrones de comportamiento y de pensamiento negativos. Esto puede derivar algún trastorno psicológico como depresión o ansiedad.

Escucha a tu cuerpo

Sentir un nudo en el estómago cuando llegas a la oficina puede ser una pista de que tu trabajo es una fuente de estrés. Sentir que el corazón se acelera cuando ves a esa persona que te gusta, puede significar que estás enamorada. Escuchar estas sensaciones y los sentimientos subyacentes te permitirán procesar tus emociones a través de la razón.

Sintoniza tus sentimientos inconscientes

Prueba la asociación libre. Mientras estás relajada, permite que tus pensamientos fluyan libremente. No los pierdas de vista. Analiza tus sueños Mantén un cuaderno y un bolígrafo al lado de tu cama y anota tus sueños tan pronto como te despiertes para que no los olvides. Presta especial atención a los sueños que se repiten o que están cargados de emociones poderosas.

Escribe pensamientos y sentimientos hacia abajo

Escribir tus pensamientos y sentimientos puede ayudar significativamente. Un ejercicio simple como este podría tomar solo unas pocas horas por semana. Esto te ayudará a liberar tu mente de todo aquello que te agobia y te hará consiente tanto de los sentimientos negativos como de los positivos.

Aprende a distinguir cuando es suficiente

Llega un momento en que debes dejar de mirar hacia adentro y aprender a cambiar tu enfoque hacia afuera. Mantenerte dando vueltas en los pensamientos negativos hará que se intensifiquen. La inteligencia emocional implica no solo la capacidad de mirar dentro, sino también de estar presente en el mundo que te rodea.

 

Te recomendamos en video