Científicos descubren que el punto G del placer está en el cerebro

Lo dice la Neurociencia, el punto G está en el cerebro

Un nuevo punto de vista ofrece la Neurociencia sobre la relación de la mente humana con el cuerpo y más aún, a la hora de alcanzar el mayor placer en el acto sexual. Los estudios más recientes revelan que la mente es capaz de sexualizar cualquier parte del cuerpo, por lo que concluyen que “el punto G está en el cerebro”.

Según la Neurociencia una persona puede experimentar “un gran placer” al sentir cómo la otra persona le besa la yema de los dedos. Una de las razones está en los pensamientos automáticos que esta acción provoca.

La neurobióloga y antropóloga, Helen Fisher, también menciona que el orgasmo es una de las experiencias más fuertes para los humanos, así que “escudriñar en la mente y descubrir cómo produce el cerebro ese estado de éxtasis resulta emocionante”.

“Recibes un torrente de dopamina, la dopamina es el mismo compuesto químico que se activa cuando consumes cocaína y otras drogas estimulantes. Es una experiencia abrumadora de éxtasis y energía”, señala la experta en su libro El cerebro humano.

Orgasmos y ciencia

Añade que la experiencia de analizar el orgasmo en los cerebros masculino y femenino no es exclusiva de un solo investigador, y en esta labor titánica han intervenido afortunadamente muchas mentes brillantes para desenmarañar sus misterios.

En esto coincide Jorge Palacios, docente español, coach de Alta Dirección y gestor de Cambio cultural, Transición de equipos y Transformación, quien agrega en sus estudios que “el cerebro es el órgano sexual por excelencia, ya que la percepción de todas las sensaciones corporales depende de las funciones de este órgano. Estímulos placenteros como el sexo y la comida, producen la secreción de una sustancia llamada dopamina, el neurotransmisor del deseo, que yo personalmente llamo el punto G del cerebro”.

Expertos del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton (USA) afirmaron, a partir de un estudio realizado, que las experiencias sexuales a diario durante unas dos semanas consiguen reducir de manera drástica la liberación de cortisol, la hormona del estrés. No solo relaja, sino que además proporciona placer, y quema calorías. Además mitiga el dolor de las migrañas, incluso estimula la generación de nuestras neuronas.

Orgasmo oxigena el cerebro

“En nuestra mente íntima, el orgasmo tiene efectos positivos en la oxigenación del cerebro. Así que, si quieres tener buen sexo, trabaja tu cabeza. Si no erotizas tu cerebro no vas a tener la respuesta que necesita tu cuerpo, y por otra parte, si tus pensamientos están conectados con algo nocivo o negativo te vas a colocar en un espacio incómodo que no te permitirá conectar con tu parte erótica”, resalta también Alessandra Rampolla, sexóloga.

En resumen y como conclusión, los expertos aseguran que el punto G primero está en la cabeza y solo si el cerebro se desconecta de sus preocupaciones la mujeres podremos encontrar la excitación por debajo de la cintura.

 

Te recomendamos en video: