Especialista comparte recomendaciones para evitar o aminorar las várices

La doctora María José Rueda, especialista en cirugía cardiovascular destaca que mantener el cuerpo en movimiento favorece el proceso circulatorio del organismo.

Tener una buena circulación es mantener a raya calambres, hormigueos, pesadez y evitar la aparición de várices que pueden poner parte del cuerpo con una apariencia poco estética.

La doctora María José Rueda, especialista en cirugía cardiovascular destaca que mantener el cuerpo en movimiento favorece el proceso circulatorio del organismo.

La especialista en cirugía sugiere lo siguiente:

Estiramiento: Un hábito muy sano y que sienta muy bien es estirar conscientemente todos los músculos del cuerpo a la hora de levantarse, los pone en movimiento de forma suave y hace que se oxigenen. Después de una noche de sueño y de poca actividad física es bueno poner la sangre en movimiento.

Caminar: Por lo menos tres veces a la semana, entre 15 a 30 minutos a la velocidad que tu cuerpo te lo permita es sumamente beneficioso porque mediante las contracciones musculares que actúan como impulsoras en las venas que aumentan el flujo circulatorio en los lechos arteriales.

Natación: Ejercicio ideal para las personas que no tienen ningún problema cardiológico o algún otro impedimento de salud, es muy completo.

Manejar bicicleta o hacer ejercicios elípticos en el gimnasio con caminadoras o bicicletas es una gran idea para evitar la aparición de los molestos síntomas y por ende las várices.

Un cariño a tus piernas al final del día. Después de un día de mucho trabajo aprovecha el momento de relajarte y elevar tus piernas subiéndolas en el espaldar de tu cama, colocándolas en la pared o simplemente levantándolas a la altura de tu cabeza con almohadas o cojines. Esta postura favorece el retorno venoso y mejora la circulación eliminado molestias y edemas.

Con respecto a las actividades a evitar, la especialista explica:

  • No vestir prendas que opriman las piernas o la cintura, como las fajas, porque cortan la buena circulación.
  • Evitar hacer ejercicios como el yoga caliente, o actividades en pleno sol porque afectan el proceso circulatorio.
  • No ducharse con agua caliente.
  • Evitar usar sauna.
  • Cuidado con los tacones, no deben exceder de 4 centímetros de alto y se deben alternar en su uso. Todo el día con tacones varias veces a la semana puede provocarte problemas circulatorios.
  • La predisposición genética es un factor a considerar en los problemas circulatorios, de ahí la importancia de seguir esta lista de sugerencias para evitar molestias.

 

Te recomendamos en video: