¿Sin deseo sexual? Este experto te ayuda a encontrar las causas

Existen múltiples factores que pueden influir en el deseo o interés sexual.

¿Baja de deseo, anorgasmia o frigidez? Con estos términos nos referimos a la incapacidad de la mujer para sentir excitación, emociones y placer en las relaciones sexuales, con una imposibilidad de llegar a tener orgasmos. Estos síntomas pueden ser expresados a veces parcialmente, por ejemplo: no tener deseos pero sí poder llegar a tener un orgasmo.

El término de frigidez, usado sólo para la mujer, está un poco desactualizado debido a su carácter radical, demasiado general y peyorativo: actualmente se prefieren términos menos psicoanalíticos como falta de interés sexual o estados pre orgásmicos o anorgasmia. Es una especie de indiferencia, frialdad frente a cualquier estímulo sexual.

El deseo o interés sexual es la capacidad de activar positivamente la excitación erótica e involucrarse en una actividad sexual.  Abarca tanto el deseo de hacer el amor con su pareja como tener pensamientos eróticos espontáneos.

Una disminución en el deseo sexual nace de un problema personal y/o relacional. La disminución en el deseo sexual afecta a todos los parámetros de la sexualidad, autoerotismo, la imaginación erótica y cualquier intento de relación sexual.

La baja del interés sexual se manifiesta primero de manera esporádica y luego con más frecuencia en la pérdida de sueños y pensamientos eróticos. La idea de tener relaciones sexuales no viene a la mente, no hay deseo sexual. Se produce un distanciamiento de las relaciones sexuales con la pareja.  El individuo secundariamente, tiene poca necesidad de tener relaciones sexuales.

Existen múltiples factores que pueden influir en el deseo o interés sexual. A continuación los más significativos:

-Dificultades relacionales: comienzan las dificultades en la pareja, una rutina que se instala en la relación, preliminares insuficientes y una falta de sincronización entre los deseos de la pareja.

-Problemas médicos: los desequilibrios hormonales (con la edad disminución de testosterona en hombres y en las mujeres), los cambios en las tasas de estrógenos con la menopausia o después del parto, también algunos medicamentos y/o enfermedades que debilitan el organismo e inhiben el deseo.

-Problemas psicológicos: baja autoestima, anhedonia, estrés, ansiedad, problemas profesionales.

Estados pre-orgásmicos: anorgasmia

Se define como el retraso o ausencia persistente o recurrente del orgasmo después de una fase de excitación normal durante la actividad sexual.

El trastorno orgásmico puede ser permanente o adquirido, general o situacional.

¿Cuáles son las causas de anorgasmia o de orgasmo retardado?

Principalmente son influencias inhibitorias, negativas, restricciones culturales: implica ausencia de conocimiento sobre la sexualidad y carencia de valores sexuales. Independientemente de los motivos, conduce a la no identificación de la elevación de su excitación y poder dejarse ir soltando el control para poder tener una experiencia orgásmica.

¿Cuáles son las causas de la anorgasmia o frigidez?

Para términos didácticos podríamos dividirlas en orgánicas, psicológicas u otras. Habitualmente están asociadas, pudiendo solamente clasificarlas como predominio de uno u otro factor, por lo que un tratamiento integral que considere todos los aspectos es absolutamente necesario.

Predominio orgánicas: enfermedades endocrinológicas (como por ejemplo la diabetes), neurológicas, ginecológicas, medicamentos, hormonoterapia, etc.

Predominio psicológicas: Son las más frecuentes. Las principales razones son: condiciones negativas culturales, experiencias sexuales traumáticas, factores interpersonales, falta de información sexual, monotonía en las relaciones, falta de concentración, angustia, ansiedad, depresión. El miedo a la intimidad puede ser también un factor significativo.

Falta de sueño, estrés y cigarro: mala combinación

Estudios indican que las mujeres que abandonan el cigarrillo tienen más orgasmos que cuando fumaban. El estrés acumulado a diario puede bajar la testosterona y la DHEA, alterando la líbido. Mientras que la falta de sueño puede provocar en las mujeres que se acuestan más tarde que de costumbre, lo que puede afectar la líbido a la noche siguiente.

¿Qué se requiere para una respuesta erótica y orgásmica satisfactoria?

  1. Necesidad sexual (quiero tener un encuentro sexual)
  2. Deseo sexual (puedo excitarme, canalizo mi líbido)
  3. Excitación sexual (soy capaz de llegar al orgasmo)
  4. Capacidad de respuesta corporal (el cuerpo se compromete)
  5. Ausencia de señales inhibitorias (todo lo externo se borra)
  6. Sistema de valores sexuales (sé lo que quiero, lo que hago, estimo mi conducta, mis decisiones, mis acciones)
  7. Elección del compañero sexual (lo he buscado, lo acepto, lo respeto, me comunico, me atrae, está presente en todo momento)

Si bien la disminución del interés sexual inicialmente afecta a la persona, su pareja debe ser parte del tratamiento, tiene que crear el deseo en el otro y dar tiempo e importancia al erotismo en la relación.

Doctor Mauricio Salas Sironvalle, urólogo, sexólogo y magister en psicología clínica. Vicepresidente Sociedad Chilena de Sexología

Más información aquí: www.urologiaysexologia.cl

Te recomendamos